""

10/2/18

Fin de mi road trip | Día 7: De vuelta a California


Así empezó mi primer día del año 2018. Poniéndome un vestido largo de lo más veraniego, y recorriendo las autopistas que unen los estados americanos: ¡Arizona y California! Un día soleado que como os contaba en el anterior post, comenzaba en *Tucson*. Una increíble ciudad en el sur de Arizona inmersa en el *desierto de Sonora* y que alberga el *Saguaro Park*: ¡un parque nacional americano plagado de cactus que por nada del mundo deberíais dejar de visitar! Cinco o seis horas de carretera, era lo que teníamos ese día en el plan. El destino final no era otro que llegar a Palm Springs (California). Sí, justamente: ¡nuestro punto inicial!


Nada más cruzar al estado de California, nos impactó el paisaje un tanto desolador. Kilómetros y kilómetros de arena muy amarilla, un montón de fábricas echando humo sin parar, y grandes superficies de pasto donde había un montón de animales aglomerados. Sin duda, otra visión de California que probablemente daría mucho que hablar. Después de cuatro horas de carretera o un poco más, llegamos a la *Salvation Montain* (fotos 1 y 7). Este lugar tan surrealista, me llamó siempre mucho la atención cuando lo veía una y otra vez por Instagram. Así que como nos pillaba de paso, decidimos desviarnos un poco y aprovechar. La verdad es que es una cosa tan rara, que no sé muy bien ni cómo os lo voy a explicar. Es algo así, como una montaña prefabricada a base de toneladas de pintura y mensajes llenos de amor y paz. Desprende un aire hippie que no se puede negar, y que esté en medio del desierto también es bien singular. Sin embargo, el principal motivo del creador tiene más que ver con un rollo de devoción total. Que ya lo siento: ¡pero a mí eso no me va!


De nuevo en marcha, avistamos a lo lejos el lago salado *Salton Sea*. Resulta que es el más grande de California y la verdad, sorprende verlo tan sereno en medio de un paraje tan poco usual. No estaba siendo un día de los más espectaculares pero realmente daba igual. Una hora más y voilà: ¡nos acomodaríamos en nuestro hotel favorito californiano para pasar una semana de relax total! No era la primera vez que visitábamos Palm Springs. El año pasado también decidimos pasarnos por esta ciudad, para descansar unos días después de nuestro primer viaje de carretera por el oeste norteamericano. Nos gustó tanto y nos quedamos con tantas ganas de más que: ¡no dudamos ni un instante en regresar! Hasta reservamos el mismo hotel, del que ya os hablé largo y tendido por aquel entonces y que podéis repasar aquí aunque sea por pura curiosidad.


 El *ARRIVE hotel*, es una opción perfecta para pasar unos días desconectando mientras se aprovecha ese no-invierno californiano. Las buenas temperaturas que allí abundan durante todo el año, te permiten pasar las mañanas piscineando en pleno enero y con un helado entre las manos. (Claro que aquí os dejo el enlace para reservarlo). Pero como ya os conté, Palm Springs es una ciudad bien interesante con una oferta gastronómica y cultural que para nada hay que desaprovechar. ¡Y a los imprescindibles que aquí os contaba, añadiría alguna que otra cosa más! Como las impresionantes vistas desde la cima de la *montaña Jacinto*, los chollazos que se pueden encontrar en las tiendas del *Outlet Desert Hills* o pasar un buen rato fotografiándose con algún que otro dinosaurio gigante. Pasar unos días en Palm Springs es como revivir permanentemente esa emoción tan típica cuando está a punto de llegar el verano. Paseos en bicicleta, mucho sol  -de ese que calienta-, palmeras a borbotones y lo mejor: ¡todo vivido muy intensamente como a cámara lenta!


¡Pues parece que ahora sí! Nuestro viaje de carretera por Arizona se acaba de terminar. No queda otra: ¡hay que concienciarse y volver a la realidad! Que al menos en mi caso, ya se encarga el frío neoyorquino de recordar. Ojalá que lo hayáis disfrutado y mis consejos sean para vosotros de gran utilidad. Espero vuestros comentarios y ya sabéis: ¡de nuevo nos ponemos en marcha con eso de nuevayorquear!


Nos vemos en las redes sociales: ¡donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más que seguro os encantarán!

Instagram Twitter Facebook


¿Te ha gustado el post? Pues no te pierdas:
Cómo preparar un viaje a USA: mitad carretera / mitad comodón
Mi road trip por Arizona:
Día 1: Palm Springs (California) - Prescott (Arizona)
Día 2: Prescott - Gran Cañon - Page
Día 3: Page- Monument Valley - Flagstaf
Día 4-6: Flagstaff - Phoenix - Tucson (Saguaro National Park)

10 comentarios:

  1. Me encanta Pepa,seguro que volveras por Arizona,incluso yo me animé a acompañarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes! Para tí siempre hay un asiento reservado en el descapotable 🤗🤗

      Eliminar
  2. Pepa! Seguro que en estos momentos echas mucho de menos el calorón de Palm Springs!😉😉

    PD: Ojala algún día pueda disfrutar de la piscina y los helados de ese hotel! Me muero de envidiaaaa!!!! 😂😂😂

    ResponderEliminar
  3. entre tanto desierto ese helado se ve maravillosoooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo! Quien pillara ese helado y quien pillase ese buen tiempo :)

      Eliminar
  4. ME CHIFLA!!!
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
  5. Hola Pepa!
    Vaya viaje os habéis hecho, lo que más me gusta es que al hacerlo en coche podéis desviaros y visitar lugares tan variopintos como este, que sin duda no sabía que era por eso esa montaña rara jeje
    Por cierto, me das una envidia verte con ese vestido, que ganas tengo de que el sol aparezca por aquí...
    un besito enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la magia de los road trip! Yo también espero ansiosa la primavera, ya falta menos 💕

      Eliminar

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
positividad, aventuras sin fin, creatividad, mundo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!