10 cosas que deberías probar en un mercadillo de Navidad alemán

Tengo que confesar que en esto de los dulces, soy muy pillina. Porque a veces os hablo de ellos pero muy raramente soy yo, la que se los está comiendo. Más que nada porque además de que intento cuidarme, tengo la suerte de que no me gustan excesivamente. Vamos que podría decirse que en mi caso y como dice una buena amiga mía, lo mío con esto es puro postureo. No pueden decir lo mismo ni el Pepe ni mi hermana, pues arrasan allá por donde pasan. Que se va a hacer, el dulce les pierde y ellos lo saben perfectamente. Y aún más durante la época prenavideña, porque tienen la excusa perfecta. Sin embargo yo no me quedo tranquila si no os digo, que todo esto de lo que os voy a hablar no es muy sano y sería recomendable comerlo muy de vez en cuando. Dicho esto y como seguro que más de un@ de vosotr@s tiene pensado visitar algún mercadillo alemán y os estaréis preguntando que será lo que deberíais probar, ¡os lo voy a aclarar!


1. Vino caliente, en alemán Glühwein
Probablemente sea la bebida más conocida internacionalmente y como dice el nombre, se trata de vino pero caliente. Aunque a menudo lleva diferentes especias como canela, así como existen otras versiones en las que se cambia el vino por bebidas más fuertes como el ron. En mi caso y por más que lo he intentado, nunca me ha gustado tomarlo. De ahí que si no queda otra, me pida la versión sin alcohol para niños (en alemán Kinderpunschque) que sabe básicamente a té de frutas. Algo interesante es que lo sirven en unas tazas monísimas y personalizadas según la ciudad alemana donde estés. Siempre las tienes que pagar aparte y luego tú decides si quieres quedarte con ellas de recuerdo, o llevarlas de vuelta y que te devuelvan lo que cuestan.



2. Bocadillo de salchicha, en alemán Bratwurst im Brötchen

Este es otro de los clásicos alemanes que junto con el vino caliente, os recomiendo probar. En los mercadillos, abundan las parrillas de salchichas que asan al fuego y sirven en bollos de pan calentitos. Lo más curioso es que la salchicha sobresale un montón a ambos lados del pan, lo que al principio me parecía de lo más raro. Acompáñalo con mostaza (senf, en alemán) que normalmente puedes echar tú mism@ en unos dispensadores que por allí hay.

3. Bolas de cuajada fritas, en alemán Quarkbällchen
Esto si que me gusta un poco más, aunque ya os adelanto que están fritas en aceite y llenan una barbaridad. A mí me saben a donuts y os aseguro que aunque de primeras esta mezcla os suene un poco sospechosa, os van a encantar. Suelen venderlas en paquetes, lo que es muy práctico si las quieres compartir y de paso, no llenarte demasiado antes de seguir probando otras especialidades.


4. Bolas de mazapán, en alemán Marzipankartoffel
Ya os digo yo, que para localizarlas no tendréis que echarle mucha imaginación. Tal cual dice el nombre es mazapán pero en forma de bola. Su sabor para nada tiene que ver, con lo que los españoles estamos acostumbrados. A mí no me entusiasman demasiado pero para saber si a vosotr@s os gustan, tendréis que probarlas. También las encontraréis en las estanterías de cada supermercado. En este caso se cumple esa regla de que cuanto más caras, más ricas. Os recomiendo probar las de la marca Niederegger Lübeck, porque en mi opinión son las mejores y tienen una larga tradición.

5. Galletas Spekulatius, en alemán Spekulatius Kekse

Se trata de las galletas alemanas más famosas en esta época. Aunque no lo creáis, es en septiembre cuando ya empiezan a venderlas. Las reconoceréis porque suelen ser muy finas y tienen forma como de hombrecillos o molinos de viento. Suelen ser de mantequilla, pero también las hay de chocolate o especiadas. Es muy fácil encontrarlas por cualquier tienda y me parece una idea de souvenir perfecta.



6. Manzanas caramelizadas, en alemán Kandierte Äpfel
Estoy segura de que cada un@ de vosotr@s ya las ha probado alguna vez, porque son mundialmente famosas y abundan en cualquier feria sin importar el país donde estéis. En Alemania las suelen caramelizar a base de azúcar, agua e incluso luego las cubren de chocolate. Y claro, les insertan un palo para que comerlas sea mucho más fácil. Pero no solo hacen esto con manzanas, sino con un montón de frutas diferentes e incluso plátanos.

7. Bombones de nata, en alemán Schokoküsse o Schaumküsse
Aunque os recuerden a los morenitos, nada tienen que ver. La capa de chocolate es muy fina y están rellenos de merengue. Los hay cubiertos de diferentes tipos de chocolate y también rellenos de frutas como frambuesa o naranja e incluso de licor. Se venden en lotes a partir de seis, y los puedes elegir surtidos. No saben mal, pero tampoco tan bien como aparentan. De ahí que yo me llevara una decepción tremenda.



8. La torta de árbol, en alemán Baumkuchen

Se trata de un dulce muy típico alemán en forma de cilindro y hueco por dentro. Aquí en Berlín hay una larga tradición y las encontraréis para vender en muchos puestos de los mercadillos. Son una especie de pan dulce y esponjoso que a menudo está bañado en chocolate. Si os interesa el tema, podéis visitar la cafetería berlinesa Konditorei Buchwald (Bartningallee 29). Se trata de una confitería con larga tradición en su producción y en la que te va a dar la constante sensación de que estás en el salón de la casa de tu abuela.

9. Almendras garrapiñadas, en alemán Gebrannte Mandeln

¡De lo más favorito entre los alemanes! Y lo entiendo porque es díficil resistirse al olor que te llega cuando las caramelizan, nada más pones un pie cerca. Aquí también les suelen añadir vainilla o canela y te las sirven en un cucurucho de papel. Y no solo encontrarás almendras, sino todo tipo de frutos secos como cacahuetes o avellanas.



10. Crêpes al estilo alemán

Creo que hay pocas cosas que triunfen tanto entre los alemanes como los crêpes. Los clásicos llevan azúcar y canela, pero también los hay con compota de manzana o mermelada. Los más míticos son esos tan ricos rellenos de nutella. Te aseguro que los encontrarás en cualquier mercadillo al que vayas y también, que fijo que te tocará hacer una buena cola.

Pero no os vayáis a creer porque todo esto que os cuento, solo son algunos ejemplos de lo que os podréis encontrar en un mercadillo de Navidad alemán. Más o menos he hecho mi selección, basándome en lo que mis familiares y amigos alemanes comen más. Ya me contaréis si alguna vez habéis visitado un mercadillo alemán. Y sí es así, me encantaría saber qué habéis probado y qué fue lo que más o menos os ha gustado. Y para l@s más alemanizad@s, ¿creéis que se me ha olvidado algo?


¡Espero impaciente vuestros comentarios! Y como siempre os espero en Twitter y Instagram, donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más. Y si te gustan tanto mis looks como mi estilo decorativo, pásate por mi perfil de 21 Buttons desde donde los podrás comprar.

Comentarios

  1. Me parece que lo he probado todo,este año repito,el vino caliente lo voy a intentar otra vez ,me encanta pasar la Navidad en Berlín 🥰

    ResponderEliminar
  2. Aquí en Alemania los dulces navideños están llenos de sabor a especias. A mi me encantan!!
    Que sí, que en España los mantecados están ricos, pero si te pones a comparar no saben a nada.
    También me pasa como a ti, que por cuidarme me privo mucho de los dulces de temporada.
    Ahora estoy haciendo en casa galletas de Lebkuchen, pruebo una y las demás van para regalo.
    Que se le va a hacer, por lo menos me divierto haciéndolas jeje

    Besos y Frohe Weihnachten!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te quedaron estupendas. Que disfrutes la época prenavideña 😊

      Eliminar
  3. Beautiful illuminate lights in the night!
    Foods look so yummy!

    ResponderEliminar
  4. Todo de dieta, jajajajaj... yo tampoco soy muy dulcera, más vale ;-)

    ResponderEliminar
  5. Nunca he estado en Alemania y la verdad es que tengo muchas ganas, es uno de mis pendientes. En todo caso muchas de las cosas que nos has recomendado me tienen muy buena pinta, sobre todo las galletas, aunque como dices, con todo esto hay que medirse un poco ;) ¡Feliz semana!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que pronto tengas la oportunidad de visitar algún mercadillo de Navidad alemán 😊

      Eliminar
  6. Hola, Pepa. Una entrada muy, muy dulce y encantadora. Supongo que sabrás que en España se han emitido una serie de programas de televisión -madrileños por el mundo, españoles por el mundo- en el que se han hecho eco de eso grandiosos mercadillos alemanes navideños. Lo del vino caliente creo que es lo que más me llama la atención. Pero como buen goloso que soy creo que si visitara algún día Alemania y sus mercadillos vendría mínimo con un para de kilos de más.

    Saludos y disfruta de esos dulces; una vez al año no hace daño :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel! Claro que conozco esos programas, y me hacen mucha gracia. Espero que un día puedas visitar los mercadillos alemanes, porque seguro que te encantarían 😁

      Eliminar
  7. Hola Pepa!!
    Debo de reconocer que nunca he ido a un mercadillo alemán, pero sí que trabajé durante varios años en el LIDL y claro, era inevitable no probar alguno de los productos navideños como el vino caliente o el pan (o galletas) con especias :D
    Besos :33

    ResponderEliminar
  8. Yo las probé cuando estuve por allí ya hace muchos años y el vino caliente me gustó. Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Madre mía Pepa, ¡¡me ha encantado este post!!
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
  10. En el puente estuve en Hamburgo visitando mercadillos navideños y probé de todo y todo me gustó. Pensaba que el vino caliente no me iba a gustar pero la verdad es que me encantó, además nos trajimos un par de tazas, las había monísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho que lo hayas disfrutado tanto 😊

      Eliminar
  11. Gracias, ya casi me convences..

    Que el espíritu de luz y el amor nazca en nuestros corazones en estos días especiales.

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  12. Aunque soy muy glotona (a pesar de que también intento cuidarme) a mi tampoco me pierde el dulce, en cambio daría un brazo a cambio de una Bratwurst. Reconozco que las garrapiñadas sí me gustan bastante y me encantaría probar esos bombones de nata. Lo del vino caliente me ha recordado a cuando vivía en Suiza, allí también lo hacen aunque nunca lo probé porque no me gusta el vino...

    ResponderEliminar
  13. Pepa, meu amor. Você é linda. Feliz Natal,
    minha amiga.
    Beijos.

    ResponderEliminar
  14. Esta Navidad pudimos pasar unas horas en un mercadillo de Munich y OMG!!! No veas todo lo que zampamos xDDD a mí el vino caliente me fascina... y las salchichas... y los pretzel... y el Kaiserschmarrn!!! El Sr. T se comió un pincho de pollo y pan que después triturabas en un barril, una pasada todo xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya os ví en plena acción en tus stories. Me alegra que lo disfrutaráis 😉
      Lo del pincho de pollo suena bastante raro, nunca lo he escuchado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!