""

miércoles, 22 de marzo de 2017

Berlineando ⃒ Mis restaurantes favoritos


1. Restaurant Bass - Xantener Straße 9
Especialidades del norte y sur de Alemania (€€)
Lo que más me gusta: la inspiración germánica que transmite tanto el lugar como sus platos. Mi imprescindible: su *Badischer Wurst – Käsesalat* (ensalada de salchicha y queso)

2. Nußbaumerin - Leibnizstraße 55
Especialidades clásicas austríacas (€)
Lo que más me gusta: es uno de esos lugares, para celebrar cualquier ocasión especial. Mi imprescindible: su *Wiener Schnitzel mit lauwarmem Erdäpfel-Gurkensalat*(escalope con ensalada de patatas y pepino), con una buena jarra de cerveza austríaca *Stielg*.

3. Neni - Budapester Straße 40
Cocina creativa: persa, marroquí, española e israelí (€€€)

Lo que más me gusta: las increíbles vistas sobre la ciudad y la posterior sobremesa en el vecino Monkey Bar. ¡El mejor plan que puedes proponer a tus amigos! Mis imprescindibles: su plato de variedades de *Humus* y cualquiera de sus tartas.
 

4. Super -  Budapester Straße 50
 Cocina creativa: asiática, latinoamericana y mediterránea (€€)
 Lo que más me gusta: desde la presentación de los platos a la decoración: ¡todo allí es innovador! Mi imprescindible: el queso de oveja al horno llamado *SILENCE, please*

5. Mar y Sol - Savignyplatz 5
Especialidades y tapas españolas (€€)
 Lo que más me gusta: cada vez que lo visito, es como hacer un mini viaje de ida y vuelta a casa. Mis imprescindibles: cualquiera de sus *especialidades de pescado o de carne a la parrilla*

6. NU - Schlüterstraße 55
Cocina creativa asiática (€)
 Lo que más me gusta: el ambiente juvenil y la originalidad de su carta. Mi imprescindible: cualquiera de sus *Vorspeisenplatte* para compartir (platos surtidos de aperitivos).


7. Bier´s KuDamm 195Kurfürstendamm 195
Especialidad berlinesa: salchicha con salsa de tomate y curry (€)
Lo que más me gusta: lo a mano que está, por si te entra el apetito entre compra y compra. Mi imprescindible: su *Currywurst (o.Darm)* con patatas.

 8. Burger de Ville- Kranzler Eck, Kurfürstendamm 22
Hamburguesas / Street Food (€)
 Lo que más me gusta: tiene vistas al Volierengarten (jardín de aves). Mi imprescindible: su *BBQ chicken burger* acompañada de unas *sweet potato fries*.
 

9. Son Kichen | Korean Street Food - Kantstraße 46
Bibimbab + Hamburguesas y tacos en versión coreana (€)
Lo que más me gusta: pidas lo que pidas todo está riquísimo sin faltar el último detalle. Mi imprescindible: su *Bibimbab- Honey BBQ Beef*.

10. Sayuri Berlin - Kurfürstendamm 137
Especialidades japonesas (€)
Lo que más me gusta: la amabilidad del personal, siempre agradecidísimos en cada visita. Mi imprescindible: el entrante *Isobe Age* y cualquiera de sus platos de sushi. Sin olvidar, brindar con una cerveza japonesa *Kirin*.


Leyenda de precios medios aproximados (sin bebidas):
(€) 10 euros / por persona 
 (€€) 20 euros / por persona
(€€€) 30 euros / por persona

Propina en Alemania | Trinkgeld:
no es obligatoria pero se recomienda dejar entre el 5% al 10% del importe total

¿Qué me decís? ¿Ya conocéis alguno? ¿Cuál es vuestro restaurante favorito de Berlín? ¡Espero impaciente vuestros comentarios!

Y si te has quedado con ganas de más, sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

jueves, 16 de marzo de 2017

Berlineando |10 motivos para visitar el Zoo



¡Parece que al fin la primavera está llegando a Berlín! Y no se me ocurre mejor plan para disfrutar del buen tiempo, que pasear al aire libre por algún rincón verde de la ciudad. En mi caso y por esta época, la visita al Zoo es uno de mis imprescindibles berlineses. Un lugar que conozco al detalle, y mi terapia personal para desconectar de la rutina y superar los contratiempos. Que me gustan los animales y me vuelvo tarada con ellos: ¡no es algo nuevo para los que me seguís desde hace tiempo!




Algunos de vosotros me comentáis que os da un poco de pena que los animales no vivan en libertad. Y os aseguro que os entiendo perfectamente. Normalmente mientras les observo siento una continua bipolaridad de emociones: una especie de pena cuando reflexiono demasiado sobre el asunto y a la vez, mucha alegría por poder disfrutar de ellos. Por esto mismo, quiero reivindicar que no soy una fanática de todos los parques zoológicos sino que soy una admiradora de este en concreto. Y algunos de mis motivos son estos:

1. Es un lugar verde y agradable donde se puede desconectar del día a día.
Una especie de oasis en mitad del Berlín Oeste, que te renueva completamente paseando a través de sus 35 hectáreas de recinto.

2. El cuidado de los animales es excelente.
Es uno de los Zoológicos mejor valorados, tanto por los visitantes como por los profesionales del mundo entero. 




3. Tiene su propio programa de televisión llamado Panda, Gorilla & Co.
  Gracias a él, estamos familiarizados tanto con la buena labor de sus empleados como con el bienestar de los animales. ¡Gozando algunos de ellos de muchísima fama en el país entero!

4. Participa en múltiples proyectos para la conservación y el desarrollo de especies no favorecidas. 
Como es el caso del rinoceronte o del elefante asiático entre muchísimas otras, como podéis ver aquí.



5. Tiene muchísima historia tras de sí, estando situado en pleno corazón del Berlín Oeste.  Fue el primer zoólogico abierto en Alemania allá por el 1844 y sobrevivió a unas cuantas guerras. Forma parte del famosísimo parque berlinés Tiergarten y su espectacular puerta de los elefantes, es uno de los tesoros más queridos entre los berlineses.

6. Es posible apadrinar a tu animal favorito, a través de su programa Tierpatenschaft. Pero no solo eso, porque también puedes dejar huella propia en el lugar a través de la plantación de un árbol, donando un banco, una escultura o cualquier tipo de elemento.




7. En cada visita, se aprende algo nuevo. 
Ya sea a través de los paneles informativos, las visitas guiadas o incluso durante los horarios de comida y espectáculos.

8. Posee la mayor variedad de especies animales del mundo entero.
 Su recién inaugurada casa de pájaros (Das Vogelhaus) es un ejemplo de ello. Además, estamos impacientes con la llegada de dos osos pandas a principios de este verano.




9. Puedes realizar un vis a vis de 20 min con tu animal favorito. 
Probablemente, una de esas experiencias que no se olvidan nunca. Yo ya tengo mi cita para mayo, y seréis los primeros en enteraros de qué tal me fue y con qué animal me he citado.

10. Lo tenemos por duplicado. 
Quizá una de las pocas consecuencias buenas, de que la ciudad estuviera tanto tiempo dividida en dos. El Tierpark en el este y el Zoo Berlín en el oeste, sin olvidarnos de su adorable Acuario.



¿Qué me dices? ¿Te he convencido? Si es así, hazle una visita en cuanto tengas oportunidad y luego no olvides pasarte por aquí y contarme tu experiencia.




¡Espero impaciente vuestros comentarios!

Y si te has quedado con ganas de más, sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Cosas de Pepas ⃒ Mis aplicaciones móviles



1. Para hacer la compra muy comodonamente
REWE DEIN MARK (gratuita, Alemania)

Si al igual que yo, disfrutas haciendo la compra online: ¡esta es tu app! De esta manera ahorro un montón de tiempo, no hago sobreesfuerzos y lo puedo hacer desde cualquier lugar mientras aprovecho esos momentos muertos del día. Lo que más me gusta es que todos los productos comprados previamente se quedan guardados en una lista de la compra personalizada, mantiene los precios y las ofertas, así como puedes elegir entre múltiples horarios de entrega a lo largo del día.

2. Para disfrutar de tu comida preferida a domicilio
DELIVEROO vs. FOODORA (gratuitas)

No hay noche de viernes que no pidamos comida rica para celebrar que ya es fin de semana. Y aún más, si estamos pasando por esa época del año que en Berlín hace un frío que pela. Estas dos apps, te envian las especialidades de los restaurantes de tu barrio directamente a la puerta de tu casa. Lo que más me gusta es la variedad y la buena selección de restaurantes que ofrecen ambas, así como que se puede realizar un seguimiento del estado de tu pedido en todo momento.

3. Para mejorar tus fotos hechas con el móvil
PICMONKEY (gratuita)

Porque no hay cosa que me guste más que recordar los momentos especiales a través de fotos. Esta app me permite personalizarlas fácilmente para después darles el uso que se me apetezca. Lo que más me gusta es que la versión gratuita ya ofrece los suficientes recursos para editar unas fotos bien chulas y que desde el primer momento es muy fácil de utilizar.

4. Para mantenerse en forma estés donde estés
SEVEN (4,99€/mes)
Esta app te permite entrenar diferentes partes del cuerpo con ejercicios monotorizados por un entrenador virtual a través de la pantalla del móvil. Los bloques de ejercicios siempre duran 7 minutos, de ahí su nombre. Gratuitamente se puede acceder tan solo a un bloque de ejercicios para entrenar todo el cuerpo, pero si eres constante se irán desbloqueando aleatoriamente otros. Yo me la he descargado al completo y llevo usándola unos meses como complemento a otras actividades deportivas: ¡y no puedo estar más contenta! Lo que más me gusta es que cada día me ofrecen un plan de ejercicios personalizado y tan solo se necesita una esterilla y una silla para llevarlos a cabo.

5. Para encontrar un taxi en un santiamén
MYTAXI (gratuita)

Por una cosa u otra, últimamente cojo un montón de taxis. Y no hay cosa que más me moleste que llamar para pedirlos o no encontrar uno disponible en plena calle. Con esta app, tendrás uno en la puerta de tu casa con tan solo un clic. Lo que más me gusta es que es la solución perfecta para esos días en los que por una cosa u otra, no llevas suficiente dinero en efectivo encima y necesitas tirar de tarjeta.

Ya me podéis ir contando si conocéis alguna de estas apps, o si usáis a menudo alguna otra que nos podáis recomendar. ¡Espero impaciente vuestros comentarios!

Y si te has quedado con ganas de más, sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Berlineando | Panoramapunkt: mirador + cafetería


A estas alturas bien sabéis, lo que me gusta disfrutar de un café con buenas vistas. Y hablando de alturas, hoy os contaré cómo fue mi visita a la azotea del famoso rascacielos berlinés Kollhoff. Probablemente este nombre no os diga nada, pero estoy segura de que en cuanto veáis las fotos sabréis de que estoy hablando. ¿A qué sí?




Es casi imposible venir a Berlín y resistirse a pasar por la famosísima plaza Potsdamer Platz. Pues justo ahí y al otro lado de la Bahn Tower, está situado el edificio del que hoy os estoy hablando. De ladrillo marrón y una forma triangular muy particular, es uno de los más altos de toda la ciudad. Su ascensor te sube unos 24 pisos en unos 20 segundos, y hasta se rumeorea que es el más rápido de toda Europa. Debe ser así porque: ¡hasta los oídos se resienten al llegar! Nada más subir, te encuentras con la cafetería Panoramacafé y una exposición al aire libre que rodea el edificio al completo. Y todavía más y mejor, si subes una planta más y te plantas en su azotea. En el piso 25, podrás disfrutar de unas vistas panorámicas sobre Berlín y de los lugares más emblemáticos de la ciudad vistos desde una perspectiva de lo más espectacular.





La entrada cuesta 7,5€ y hay que pagarla sí o sí para acceder tanto a la cafetería como al mirador. Si puede ser, os recomiendo hacer la visita durante un día con buen tiempo y mucho mejor si ya es primavera. Pues me puedo imaginar, lo bonita que se ve la ciudad desde allí arriba cuando el cielo está azul y los árboles completamente verdes. Como habréis notado, yo no tuve mucha suerte con el tiempo. A pesar de que el día estaba bien soleado, justo cuando llegué allí se tornó lluvioso y gris. Sí, eso digo yo: ¡maldito tiempo berlinés! Intenté aprovechar lo que pude la visita, pero allí arriba hacía un aire tan frío que hacer las fotos era un auténtico sufrimiento. Una suerte poder disfrutar entre foto y foto de su cafetería, y así entrar en calor que buena falta me hacía...




Espero que os haya gustado el descubrimiento de hoy. Yo estoy bien contenta con la experencia y de nuevo tacho una cosa más de mi larga lista de planes berlineses pendientes. En cuanto mejore el tiempo pienso volver, porque me quedé con muchas ganas de disfrutar un poco más tanto de mi cámara como de las vistas.

¿Qué os ha parecido? ¿Habéis estado ya? ¡Espero impaciente vuestros comentarios!


Si te ha gustado este post, quizá también te interese:
Berlineando⎹ Un cóctel entre amigos a 203 metros de altura (Fernsehturm)
Berlineando⎹ 3 cafeterías super chulas con vistas al Zoo de Berlín
Berlineando⎹  Entre nidos de espias y pájaros carpinteros: Drachenberg + Grunewald

Y si te has quedado con ganas de más, sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Berlineando | Mi visita a la Berlinische Galerie

El fin de semana pasado tenía unas ganas locas de berlinear. Y mira que en mi caso y en esta época, esto es bien difícil. Porque vivir en una ciudad con un invierno eterno, gris y muy pero que muy frío es lo que tiene: ¡quita las ganas de poner un pie fuera a cualquiera! Y para ir tachando uno a uno y de una vez por todas los cientos de planes berlineses que tengo pendientes, decidí visitar espontáneamente el museo de arte modernista, fotografía y arquitectura de Berlín. ¡Realmente más conocido como la Berlinische Galerie!



Algo que me parece muy curioso es que el edificio era un antiguo almacén de cristales allá por los años sesenta. Después de ser renovado, abrió sus puertas en el 2004 como el museo que hoy en día conocemos. Consta de dos plantas y tiene unas dimensiones perfectas, ya que no es ni minúsculo ni eterno. En la planta baja están las exposiciones temporales y en la superior, se encuentra la exposición permanente con obras de arte berlinés desde 1880 hasta 1980.





Cada una de las exposiciones tiene algo especial, pero yo me voy a centrar en la que más me fascinó: la de la ganadora del premio Bellas Artes de Berlín (Hannah-Höch-Preis 2016): Cornelia Schleime. Su exposición Ein Wimpernschlag Hannah-Höch-Preis 2016 ha sido muy inspiradora para mí y me ha sorprendido una barbaridad, no tan solo por sus obras sino por la tremenda historia que hay detrás de su vida personal. Nacida en el este de Berlín cuando todavía estaba el Muro en pie, pasó por un auténtico calvario al no adaptarse ni sus obras ni su estilo de vida a los ridículos mandatos de la RDA. Tal fue el acoso y derribo que sufrió, que en 1984 se escapó al otro lado de Berlín dejando todo su arte atrás.




Sus obras expuestas son bien modernas, pues datan desde los ochenta hasta la actualidad. Y aunque aquí os enseño una buena parte de ellas, se quedan para mí otras tantas llenas de fantasía y que al menos a mí me trasladaron a otra realidad. La parte más personal, se puede ver en un original material fotográfico que realizó durante sus viajes. Como por ejemplo uno que realizó a Kenia, y en el que te puedes encontrar alguna que otra sorpresa. Pero lo que me pareció más curioso, es que exhibe con mucho humor algunas copias de los que fueron los archivos de vigilancia que la Stasi tenía sobre ella. Pero para saber mejor de lo que estoy hablando, no os queda más remedio que pasaros personalmente por allí a verla.





¿Qué os ha parecido? ¿Conocéis a esta artista berlinesa? ¡Espero impaciente vuestros comentarios!

Los que no vivís en Berlín, estáis de suerte. Porque aquí os dejo un vídeo que resume tanto la exposición de Cornelia Schleime como la de artista Tatjana Doll, también premiada este año pero con la versión novel del premio de Artes de Berlín (Hannah-Höch-Förderpreis 2016).


Y si te has quedado con ganas de más, sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.