""

Páginas

miércoles, 30 de noviembre de 2016

5 cosas que no te puedes perder de L.A. by Pepa

Hoy comparto con vosotros un pedazo más de mi aventura por tierras americanas. Y esta vez, si que empiezo la historia por el principio: ¡en Los Angeles! Donde llegamos con muchas ganas de aprovechar nuestros tres días y tres noches y de paso recargar pilas antes de iniciar nuestro esperado viaje de carretera.

Como os podréis imaginar es imposible pasar unos días en L.A. sin disponer de un coche con el que moverse. Y no os voy a engañar, conducir por allí puede resultar bastante estresante. Así que si tenéis pensado ir, no os queda otra: ¡el coche es la mejor opción para recorrer sus calles como auténticos angelinos!

En cuanto al alojamiento, nosotros nos quedamos en el Hotel Mama Shelter en pleno corazón de Hollywood. De ambiente y estilo muy juvenil, ofrece uno de los mejores desayunos que probé durante toda mi aventura. En su azotea tiene un bar-restaurante muy concurrido al atardecer y que da gusto visitar bien temprano. Si eres de los que madrugan, podrás disfrutar de las vistas a las míticas Hollywood Hills de la ciudad con esa luz anaranjada tan típica del amanecer californiano. (Para los más cotillas: aquí os dejo un enlace a la galería de fotos del hotel).

L.A. es una ciudad para vivirla moviéndose y cara en todos los aspectos. Sin embargo, tiene algo especial y me alegro muchísimo de haberla conocido. En ella todo es peculiar y si vienes de Europa: ¡mil veces más! Porque nada tiene que ver, con lo que por aquí nos imaginamos como una gran ciudad. Si es que, es difícil hasta de explicar. Es exactamente: ¡como de película!

Pero si hay tiempo, ganas e interés, te esperan lugares tan únicos como estos que no te deberías perder:


1. Las vistas desde la montaña donde se encuentra el Observatorio Griffith
El lugar perfecto para comenzar con un buen sabor de boca el primer día de aventura por la ciudad. Y de paso, ir haciéndose a la idea de sus enormes dimensiones y de lo que te encontrarás. Un lugar muy concurrido entre los angelinos para salir a caminar o a correr. Y como no, de turistas tan intrépidos como yo que quieren tener la mejor de las perspectivas de la ciudad (Más inf aquí).



2. El Jardín del Desierto en el Botánico The Huntington
Un lugar que no puede pasar desapercibido para los amantes de la naturaleza y sobre todo de los cactus. Un jardín botánico en el que encontraréis plantas y árboles del mundo entero. Y mucho más que eso: colecciones de arte, exposiciones y tiendas. Si vais, tomaros vuestro tiempo porque es realmente enorme y merece mucho la pena (Precio entre 23-25$ por persona / Más inf aquí).



3. Avila Adove (1818): la casa más antigia de la ciudad
Situada en la calle Olvera Street, en pleno DownTown. De acceso gratuito, y rodeada de un montón de restaurantes y tiendas mexicanas que forman parte del Mercado del Pueblo de L.A. Una manera divertida de viajar a México sin dejar la ciudad y ya que estás allí tomar un rico tentempié: ¡ándaleee!



4. The Getty: arte, arquitectura y vistas de infarto
Quién me iba a decir a mí, que me iba a reencontrar precisamente allí con mi obra favorita: "Girl with a Kitten" de Lucian Freud. Ya tuve la suerte de disfrutarla hace tres años en Londres. Os espera una selección excelente de arte de todos los tiempos y un edificio diseñado por Richard Meier con unas  dimensiones, luminosidad y vistas inigualables. La entrada es gratuita, pero no tanto el parking que cuesta alrededor de 15$ por coche. (Más información aquí).




5. El muelle y los alrededores de la playa Venice Beach
Un mundo pararelo sin salir de la ciudad, lleno de extravagancias y gente un tanto peculiar. Pásate con la cámara al atardecer y disfrutarás un montón haciendo fotos de esas que no necesitan filtro alguno.



Y sobre todo prepárate para encontrarte cualquier cosa. En mi caso, disfruté en primera fila del festival de disfraces perrunos conocido como Venice Dog-O-Ween Costume Contest. ¡Este perro-adidas tan majo que véis aquí abajo, fue uno de los ganadores!



Pero esto tan solo es un ejemplo, de todo lo que una ciudad tan enorme te puede ofrecer. Definitivamente con lo que más disfruté, fue con recorrer los diferentes barrios en largas jornadas de coche. Con las paradas aquí y allá, observando e integrándome en la forma de vida de la gente del lugar. Algo que no fue nada difícil debido al carácter tan abierto y agradable que tienen. No sé que tiene L.A. pero una vez estás allí, te sientes como si lo conocieras de siempre y automáticamente pasas a ser un angelino más.

¡Espero vuestros comentarios!
¡Y hasta la próxima! 

 ¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Mi hotel en Palm Springs, California

Aquí estoy de nuevo. Todavía con el jet lag a cuestas, bastante relajada e incluso algo morena. Si es que a eso de disfrutar diariamente del buen tiempo y de los paisajes de ensueño, una se acostumbra bastante rápido. Así que voy a darle portazo por un momento, tanto al frío berlinés como al bombardeo pre-navideño alemán, mientras os enseño uno de los hoteles californianos que más me alucinó. Sí, lo sé. Empiezo la historia al revés. Porque aquí fue donde se acabó nuestro viaje, finiquitando nuestra aventura por tierras americanas como auténticos reyes.


El hotel ARRIVE, es sin duda uno de los mejores hoteles donde me alojé. Uno de esos imprescindibles si al igual que yo, sois muy perfeccionistas en la planificación de vuestros viajes y andáis permanentemente tras la busca del alojamiento ideal. Su ubicación no puede ser mejor: en pleno centro de Palm Springs, a pocos kilómetros del auténtico desierto y con unas vistas a un paisaje montañoso muy peculiar que parece como pintado para la ocasión. Las palmeras y los cactus no podían faltar, dando un toque muy californiano y agradable al lugar.


 



 Las habitaciones se disponen a modo de apartamentos alrededor de la piscina, a la cual puedes acceder en cualquier momento. Y no os voy a engañar: ¡donde me lo pasé fenomenal! Y bien lo sabéis los que me seguís en las redes sociales, porque os dí la lata un día sí y otro también. 

La decoración del hotel es algo que me encantó. Americana total con un aire retro increíble y lo mejor: ¡al más puro estilo Pepa! El acceso gratuito a bicicletas es todo un detalle y recuerdo con mucha alegría el paseo que dí por los alrededores.

 





En cuanto a los establecimentos del hotel, solo puedo hablar requetebién. Disfruté de su restaurante RESERVOIR casi a diario. Su carta de comida y bebidas es original y de calidad. Cuidan mucho la presentación y el personal es adorable. ¡Incluso puedes pedir desde la habitación o la tumbona de la piscina! Su cafetería CUSTOMS COFFEE sirve café orgánico de la zona y vende unos donuts que quitan el hipo. También me fascinó su heladería ICE CREAM & SHOP con una tienda de regalos incluida: ¡de esas de las que nunca saldría!




  



Un hotel con mucha personalidad creado para el vecindario, de aire juvenil y perfecto para descansar después de un fabuloso viaje de carretera. Sé que algunos de vosotros tenéis pensado hacer pronto un viaje similar: ¡pues tomad nota, y no lo dejéis escapar! Pero avisados estáis, una vez allí os será imposible no dejar de suspirar y pensar: ¡no me quiero ir de aquí jamás!

¡Espero vuestros comentarios!
¡Y no os perdáis mi próxima aventura!

¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

viernes, 21 de octubre de 2016

Cómo preparar un viaje a USA: mitad carretera / mitad comodón

Justo hoy en una semana estaré volando rumbo a Los Angeles. Por eso, que mejor que pasarme por aquí y avisaros del buen motivo que me mantendrá ausente del mundo blogger durante una temporada. No tanto de las redes sociales, donde os prometo que os bombardearé a fotos y americanadas diariamente. 

¡Sííííí! Nos vamos a recorrer California y de paso los estados vecinos, llenos de maravillosos parques naturales que me muero por disfrutar y fotografiar. No lo puedo evitar: ¡llevamos unas cuantas semanas emocionados y locos de contentos mientras preparamos al detalle nuestra aventura! Y he de reconocer que con ello he aprendido un montón de cosas. ¿Y por qué no compartirlas con vosotros? Así que ahí van unos cuantos consejos que te pueden ayudar, si al igual que yo te encuentras en plena planificicación de un viaje turístico por los Estados Unidos. No os voy a engañar: ¡mitad carretera, mitad comodón! Pero lo más importante: ¡al más puro estilo Pepa!


1. Infórmate pero que muy bien de los trámites necesarios que debes hacer para entrar en el país
En nuestro caso y al ser ciudadanos de la UE, con un pasaporte de lectura mecánica en regla y la autorización ESTA es suficiente. Tienes que solicitarla como mínimo 72 horas antes de tu llegada y te recomiendo que lo hagas después de reservar el hotel, pues debes especificar dónde te vas a alojar.

2. Contrata un seguro de viaje que te cubra cualquier imprevisto sanitario
Algo barato y muy fácil de solicitar, que te sacará de un buen apuro si de repente tienes un accidente o caes enfermo durante el viaje. ¡Toco madera!

3. Alquila un coche con anterioridad en el mismo aeropuerto donde llegues
En nuestro caso, llegamos al aeropuerto de L.A. donde existen numerosas compañías de alquiler de coches que normalmente contratamos aquí. Nos ha sorprendido lo económico que es (en comparación con Alemania) y que el segundo conductor (o sea yo) nos sale gratis. Informaros siempre si está incluido en el precio un seguro que os cubra posibles daños o el robo del automóvil.  Y a no ser que el coche lo tenga ya, no os olvidéis de alquilar un navegador GPS.

4. Comprueba que tu carnet de conducir es válido y está en regla
En principio los ciudadanos de la UE pueden utilizar su carnet de conducir en Estados Unidos durante sus vacaciones sin problema. No obstante, si no te gusta asumir riegos y tu viaje es largo,  solicita un carnet de conducir internacional en la Dirección General de Tráfico de tu país.

5. Planifica previamente y al detalle tu ruta en carretera
Compra algunos mapas, impríme los recorridos en papel por si te surge algún imprevisto. Asegúrate de que todas las carreteras están abiertas durante la época que vas a viajar. Ya que dependiendo de las estaciones y del tiempo, algunas rutas cierran.

6. Reserva los hoteles previamente y a poder ser, con posibilidad de cancelación gratuita
Ya sabéis lo que me encantan los hoteles y lo bien que se me da buscarlos. Estoy muy satisfecha con todos mis nuevos descubrimientos al otro lado del charco y los compartiré al detalle con vosotros a la vuelta. Nosotros reservamos casi todos desde la página Booking.com, no sin antes pasarme por las páginas oficiales de los hoteles en los que tengo interés. A veces, se da el caso de que tienen ofertas incluso más atractivas y económicas.

7. Planifica tu equipaje de la manera más práctica y ligera posible
Lo sé, lo sé: ¡una auténtica pesadilla! Os recomiendo prendas versátiles que os sirvan con looks tanto para temperaturas altas y bajas. Y a poder ser que se puedan combinar tanto con zapatos cómodos para turistear u otros para veladas más formales. Si al igual que nosotros tenéis pensado hacer una ruta por diferentes estados estadounidienses con climas diferentes, intentad hacer un reparto estratégico. En una maleta lo necesario para el clima frío, en otra lo adecuado para las altas temperaturas. Os recomiendo tener los imprescindibles de diario siempre muy a mano, para no volverse locos y tampoco dejarse la espalda hotel tras hotel.

8. Prepara un kit de emergencia antiaburrimiento para el largo viaje en avión
 No escatimes en entretenimiento para pasar las horas muertas: un buen libro, guías de viaje de los destinos a visitar, música, libros para pintar o para repasar tu inglés. Sin olvidar un buen neceser con lo imprescindible para retocarse y asearse a la llegada. Los tapones de oídos, antifaces o las almohadas hinchables para el cuello os facilitarán muchísimo las cosas. Más aún si el vuelo os pilla en horario nocturno. Y pensad en llevar algunas prendas de ropa más ligeras a mano y así no morir en el intento de pasar de invierno a verano en unas horas.

9. Organiza un buen dosier de viaje que siempre puedas consultar fácilmente 
En el nuestro no faltan: los billetes, los documentos impresos de todas las reservas, las rutas de carretera, los seguros de viaje, los pasaportes, tarjetas sanitarias y toda serie de informaciones necesarias que hemos ido recopilado para el viaje.

9. Si al igual que a mí, te encanta hacer fotos: ¡asegúrate de comprar alguna tarjeta de memoria extra!

10. Sigue a los parques naturales, hoteles y ciudades que vas a visitar vía redes sociales 
De esta manera, no te perderás ninguna de sus ofertas y novedades. ¡No hay mejor  manera de estar al día!

11.  Personaliza un buen kit de carretera que haga tus días de road trip inolvidables
Recopila un montón de cosas prácticas para que tus paradas en carretera sean de los más cómodas. Nosotros tenemos accesorios plegables y de los que apenas ocupan espacio: nevera para las bebidas, toallas permeables, llavero multiusos, etc. Lo separaré y lo dejaré siempre a mano en el coche nada más llegué. Y claro, no te olvides de tu música favorita ni de un neceser con los productos (crema solar, gel antibacterias, toallitas higiénicas, repelente de insectos, etc) para las largas jornadas de aventura.

12. Informáte sobre el clima de los lugares que vas a visitar
Esto te va a facilitar un montón hacer las maletas. Yo he registrado cada lugar que visitaré en una aplicación del teléfono, para estar informada en directo de la temperatura que me voy a encontrar.

13. No escatimes en llevar medicinas de reserva 
Tengas o no que tomarlas habitualmente, no dejaría nunca este tema al azar.

14. No te olvides de comprar algunos adaptadores de electricidad
En Estados Unidos existe un tipo de voltaje y clavillas en los enchufes, totalmente diferentes a lo que estamos acostumbrados. Algo básico, si queréis poder recargar y usar vuestros aparatos eléctricos con éxito.

15.  Procura cambiar algunos euros por dólares americanos 
 Probablemente te facilitará muchísimo las cosas los primeros días, aunque parece que es muy fácil encontrar oficinas de cambio de moneda por todo el país o algún cajero. De lo contrario, ya sabéis: ¡a tirar de tarjeta!

Pero lo más importante: ¡disfruta!  
Personaliza tu viaje a medida de tus gustos y aficiones. Planifica pero también deja tiempo para la improvisación. Siéntate en una cafetería a observar la vida cotidiana de la gente del lugar, visita pueblos menos turísticos, museos auténticos, infórmate si en esa época hay algún evento cultural especial, observa la fauna y flora típica del lugar, haz la compra en un mercado auténtico y relaciónate con la gente. Pero sobre todo: aprovecha esas pequeñas cosas que hacen de viajar algo tan sensacional.

¡Espero vuestros comentarios y hasta la próxima!

¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

miércoles, 12 de octubre de 2016

10 + 8 cosas que no te puedes perder de Helsinki (II parte)




En la entrada anterior os desvelaba 10 de mis 10 + 8 imprecindibles helsinkineros. Hoy tengo intención de seguir con el resto. ¿Os apuntáis?

11. Empieza el día con un excelente café en Johan&Nyström
Algo que me sorprendió de Helsinki fueron sus estilosas y acogedoras cafeterías. Esas que por ser como son, invitan a hacer pausas eternas. A diferencia que en otros países del norte de Europa, el café que sirven allí me pareció especialmente bueno. (Más inf aquí)





12. Alucina en el cuartel naval con los gigantes rompehielos de la ciudad
Todo un orgullo para los habitantes de Helsinki. La flota está compuesta por ocho barcos rompehielos y en el puerto hay unos carteles informativos para que los más curiosos se pongan al día de cada una de sus características. ¡Seguro que con este frío pronto se pondrán en acción! Os recomiendo pasear a orillas del Báltico desde aquí hasta la famosa noria Finnair Sky Wheel.





13. Escaparatea ¡pero bien! por el Distrito del Diseño
El barrio Punavuori y sus alrededores están llenos de tiendas a cada cual más pintoresca. Nosotros compramos un montón de láminas hechas por artistas locales que siempre me vienen genial para improvisar algún que otro rincón Pepa. 



14. Come el plato del día por diez euros en un local auténtico
Mi recomendación es el restaurante Kitch-Eat&Drink. Un sitio muy céntrico y perfecto para almorzar entre auténticos finlandeses. Algo que me pareció muy curioso es que en los restaurantes el agua es gratuita. ¡Eso sí, es del grifo! Debido a la buena calidad que allí tiene. (Más inf aquí)





15. Visita el souvenir más famoso de Helsinki y no te vayas sin un Mumin
Cuando conté que me iba unos días a Finlandia, muchos se preguntaban por qué eran conocidos los finlandeses mundialmente. Aparte de las saunas y el mundo renos, poco más sabían decirme. No es que yo sea un experta en el tema, pero en el souvenir Kankurin Tupa (Pohjoisesplanadi 35) noté que al igual que los alemanes son muy fanáticos de la Navidad. Ví un montón de utensilios de madera, jerseys y zapatillas de lana de la gorda, guantes de piel y figuras decorativas talladas en cristal. Sí, lo confieso: me asusté al descubrir que venden paté de oso pero me hizo mucha ilusión descubrir que los famosos Mumins son de allí.



16. Visita la Uspenski, una catedral ortodoxa de ladrillo rojizo
Toda una joya que nada tiene que envidiar a la Helsingin tuomiokirkko. Situada en lo alto de una colina, es un lugar perfecto para disfrutar de unas buenas vistas sobre el puerto y descansar un poco los pies de tanta caminata. ¡La entrada es gratuita!





17. Disfruta de espacios con nombres únicos: Why join the navy when you can a pirate
Cafetería de día y bar de noche. Un espacio único, funcional y con mucho encanto en el que si viviera allí me pasaría horas cafeteando entre amigos o trabajando en mis post (Más inf aquí)




 
18. Si tienes ocasión alójate en este hotel de diez: Lilla Roberts
Con mucha historia tras de sí y en pleno corazón de Helsinki. Este hotel fue una sede de una central eléctrica y hasta una dependencia policial. Sin duda uno de los mejores hoteles donde nos alojamos, con un restaurante muy bueno y un montón de estilo por cada uno de sus rincones (Más inf aquí)



¡Espero vuestros comentarios y hasta próxima semana!


¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.

jueves, 6 de octubre de 2016

10 + 8 cosas que no te puedes perder de Helsinki (I parte)

A veces así sin más, por una razón u otra apetece escapar. Mi viaje a Helsinki fue eso, un viaje totalmente espontáneo tras ver unos vuelos baratos con el propósito de cambiar de aires y cargar las pilas junto al Pepe. Helsinki: ¡qué bien suena! Desde que era bien pequeña, le daba la lata a todos con que me quería ir a vivir a tierras finlandesas rodeada de renos y de nieve. Y quién me iba a decir a mí que acabaría viviendo en Berlín, con un clima no muy diferente y con la suerte de poder escaparme a cualquier país nórdico en un abrir y cerrar de ojos. Helsinki nos encantó, y nos sorprendió. Tantas cosas emocionantes descubrí allí que empiezo ya mismo a compartirlas con vosotros. Así que: Hei!!!!! Ahí va, la primera parte de una  laaaarga lista de imprescindibles helsinkineros que ni de broma os deberías perder.


1. Perderse por Kauppatori, el mercado viejo
Es impresionante ver como las embarcaciones se alinean en el puerto y venden sus productos directamente desde la popa. Un ambiente muy interesante para empezar a hacerse con la ciudad. Y si vas al inicio de octubre, podrás disfrutar del Festival del Aranque en vivo y directo. (Más inf aquí).




2. Visitar la plaza del senado presidida por la Helsingin tuomiokirkko
Una catedral evangélica que asoma desde cualquier punto de la ciudad. Alrededor de ella hay un montón de tiendas artesanas únicas, museos y cafeterías donde entrar en calor. Si vas en diciembre, podrás disfrutar justo allí de los mercadillos de Navidad.



3. Toma un tentempié en el Mercado Antiguo
Sin duda, uno de mis lugares favoritos de la ciudad. Tanto que fuimos todos los días a disfrutar de los puestos y de las especialidades que ofrecen a techo cubierto. Mis imprescindibles: la tarta de limón y las Cake-pops en forma de gaviota de la cafetería Robert´s Coffee (Más inf aquí).




4. Inspírate como nunca en el Museo de Arte Contemporáneo Kiasma
Sin duda, uno de los museos con los que hemos disfrutado más. ¡Y con cada uno de los sentidos!
Como por ejemplo, en esta obra en la que cada jarrón contenía un olor diferente relacionado con la naturaleza. ¡Nosotros jugamos a adivinarlo! (Más inf aquí)



5. Pasea por el jardín botánico de la ciudad y no te pierdas su fauna
El Helsingin yliopiston kasvitieteellinen puutarha, es el lugar perfecto para disfrutar de la ciudad desde otro punto de vista. En el descubrirás árboles y plantas de colores rojizos, anaranjados y amarillos. ¡Siéntate en algún banco y disfruta del espectáculo! (Más inf aquí)

 
 

6. Saborea un lunch en el restaurante The Cock
 Situado muy cerca del mercado de la ciudad, es un lugar ideal para probar sabores distintos en un ambiente juvenil, atrevido y con muchísimo estilo. De esos lugares en los que se cuida hasta el último detalle. ¡Tremendamente rico! (Más inf aquí)





7. No mires al suelo mientras andes o perderás de vista los detalles
Helsinki tiene un estilo muy particular. Edificios elegantes con tejados puntiagudos y detalles en las fachadas que debes apreciar. Una ciudad muy verde y limpia en la que da gusto estar.





8. Pásate por la zapatería Minna Parikka (en Aleksanterinkatu 36)
Una tienda de zapatos con la peculiaridad de que todos ellos son bien peculiares. Yo me quedé alucinada con estos. ¡Eso sí, lleva la cartera bien llena! (Más inf aquí)



 9. Reserva una mesa en Juuri y prueba su menú degustación de cocina finlandesa
Sin duda una de las mejores experiencias de nuestro viaje relámpago. Personal encantador y comida de diez. Mi recomendación: el menú sorpresa de 6 platos que sirven en horario de cena. ¡Sin olvidar probar alguna rica cerveza finlandesa! (Más inf aquí)

10. Observa la ciudad desde lo alto, desde el parque de la colina del observatorio
Una forma perfecta de terminar el día, mientras disfrutas de unas geniales vistas y localizas desde ahí arriba los lugares que aún te quedan pendientes de visitar.





¿Qué os ha parecido? ¿Conocéis la ciudad? No os despistéis porque la próxima semana, compartiré con vosotros 8 imprescindibles helsinkineros más.

¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.