""

miércoles, 31 de mayo de 2017

Berlineando | Mi vis a vis con los elefantes

Hace tiempo compartía con vosotros una lista de planes berlineses solo aptos para valientes y que aún tenía pendientes. Uno de ellos era visitar las instalaciones de los elefantes del Zoo de Berlín, en un vis a vis junto con algunos de ellos y su cuidador de confianza: Date mit Ihrem Lieblingstier im Zoo Berlin.  Casi ocho meses de espera que merecieron bien la pena, desde que el Pepe me regaló esta experiencia en septiembre por mi cumpleaños. Y allí estábamos nosotros con una puntualidad alemana extrema, para no perdernos ni un segundo de los veinte minutos que duraba la ansiada cita. 


Desde hace tiempo, el Zoo y el Tierpark de Berlín ofrecen citas con algunos de sus animales. Y no solo participan los elefantes, sino que también podéis visitar a los hipopótamos, los pingüinos, los tapires, los coaties o los suricatos. Para solicitarlas solo tenéis que rellenar el formulario que aquí proporcionan. Posteriormente se pondrán en contato con vosotros vía telefónica para acordar una cita, la cual puede demorarse bastante porque los encuentros con los animales tienen lugar tan solo una vez a la semana. El coste son 80 euros, una cantidad que nosotros consideramos una donación a uno de nuestros lugares favoritos de la ciudad. En el caso de los elefantes asiáticos, es posible compartir la experiencia con otras cuatro personas. Y yo que soy bien buena, la compartí tanto con el Pepe como con mi hermana, y me quedé bien contenta porque resultó ser: ¡una fantástica vivencia!

 

El día de la visita hay que entrar al Zoo por la puerta Löwentor, y acceder al centro de visitantes. Allí hay que comprar la entrada como normalmente, y luego te explican donde será el punto de encuentro con el cuidador para la visita guiada. Normalmente la cita se programa al final de la tarde, cuando los animales ya están recogidos. El cuidador no pudo ser más amable, y ya estaba esperándonos unos minutos antes. Nos enseñó al detalle las instalaciones, que normalmente solo son aptas para los trabajadores. Además de eso, nos explicó toda la rutina diaria del cuidado de los animales, respondió a nuestras preguntas y nos entregó un cubo de manzanas para que nuestros amigos los elefantes asiáticos nos recibiesen bien motivados. ¡Y así fue! Nada más lo vieron, allí estaban esperándonos tras una puerta para mantener nuestra seguridad. La elefanta que véis en la foto se llama Pang Pha.  Sin duda fue nuestra favorita, y no se separó de nosotros en ningún momento. No dejaba de olisquearme con su trompa una y otra vez para reclamar la atención. Aquí donde la véis, es una treintañera como yo. Nació en Tailandia, donde a los pocos meses se quedó huérfana tanto de padre como de madre. Desde que la encontraron fue alimentada a biberón y por eso, está muy acostumbrada al contacto con humanos: ¡no podía ser más amable!

 

Aprendimos muchas cosas: como que los elefantes viven en familia o que a través de la pigmentación de sus orejas se puede deducir su edad. Ahora sé diferenciar un elefante africano de uno asiático a primera vista. Y también que se pueden pasar hasta 19 horas comiendo al día, que tienen enormes muelas o que su embarazo dura 22 meses. Ya os podréis imaginar que volvimos a casa muy impresionados, y como podéis ver en la foto de abajo: ¡con una sonrisa de oreja a oreja! No sé a vosotros, pero el carácter afable de los elefantes siempre me ha llamado muchísimo la atención y tenerlos tan cerca fue sin duda: ¡una inolvidable experiencia!


¿Qué os ha parecido? ¿Habéis disfrutado de alguna experiencia similar? ¡Espero vuestros comentarios y hasta la próxima aventura!

Si te ha gustado, quizá también te interese:

Y si te has quedado con ganas de más, sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más. 
 

14 comentarios:

  1. Una experiencia inolvidable sister!! Seguro que repetimos 🐘💕

    ResponderEliminar
  2. Seguro que estabas,como pez en el agua Pepa.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Qué interesante!! 22 mese de embarazo...Dios mío, pobres elefantas...
    Se nota que estabas en tu salsa.
    Feliz dia guapa.

    ResponderEliminar
  4. Me parece un dinero muy bien invertido, la verdad. Seguro que ha sido una experiencia inolvidable. Es la cara amable del ser humano, porque en sus países de origen... en fin, creo que queda muuuucho trabajo que hacer. Feliz finde guapa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Que interesante, se te ve la mar de feliz! Un besin.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. ¡qué experiencia más bonita Pepa! Besos rojos por doquier guapa!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me requetencanta! Yo una vez le sobe la panza a un tigre y parecía un gatito pero en ENORME.

    El contacto con animales me fascina! (Excepto con las cucarachas, esas son asco puro xD)

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por tu comentario!