""

4/3/18

Nuevayorqueando | Mi visita al *Empire State Building*

No sé si a vosotros también os pasa, pero en mí caso: el tiempo me pasa aún más rápido, cuanto más mayor me hago. Y es que: ¡no me puedo creer que ya lleve medio año nuevayorqueando! Ya conozco Manhattan como la palma de mi mano, me defiendo con el inglés americano y aunque os cueste imaginároslo, lo que más feliz me hace aquí: ¡es hacer vida de barrio! Entre semana suelo visitar más o menos los mismos lugares que me pillan a la vuelta de la esquina y donde ya me acogen como una auténtica neoyorquina. Sin embargo, los fines de semana intento salir de mi zona de confort y cambiar el chip comodón. Disfrutar de unas vistas de infarto, siempre pone la guinda a cualquier plan medio improvisado. Y si se trata de visitar el rey de los rascacielos art déco: ¡automáticamente se convierte en una planazo!


 
Tuve la suerte de disfrutar de esta visita con unas temperaturas otoñales y con mi sobrino alemán, al que no puedo querer más. Observar desde allí arriba, lo que era tan desconocido al principio pero que después de medio año se ha convertido en habitual: ¡es lo más! Las calles de mi nuevo barrio, los rascacielos más míticos, los rincones del Central Park o hasta la Estatua de la Libertad: ¡todo desde allí arriba luce espectacular! Y parece que disfrutar de unas vistas tan descomunales, no entiende de edades. El pequeño que por aquel entonces apenas tenía un año, estaba atónito y no dejaba de señalar a través del ventanal.




La visita al mirador del Empire State Building, es una experiencia muy buena que te permite disfrutar privilegiadamente de las dimensiones que tiene esta impresionante ciudad: ¡tanto en horizontal como en vertical! En nuestro caso, solamente accedimos al observatorio de la planta 86 que está al aire libre y cuesta 37$ por cabeza. Pero por 20$ más, existe la posibilidad de comprar otro billete más completo y que también te permite el acceso a la planta 102. Al parecer este mirador está acristalado y situado justo en el famoso pináculo. ¡Sí, eso es! Famoso en el mundo entero por tener al mismísimo King Kong encaramado.




No olvidéis que con vuestra entrada, podéis disfrutar de dos exposiciones permanentes dentro del edificio: *Sustainability* y *Dare to Dream*. Con la primera, conoceréis más al detalle su planificación y posterior construcción. Mediante la segunda, descubriréis cómo va eso de la sostenibilidad del segundo edificio más alto de Nueva York. ¿Qué me decís? ¿Algun@ de vosotr@s ya tuvo la suerte de estar allí? ¿Qué os pareció la experiencia?

¡Espero vuestros comentarios! ¡Y hasta la próxima!



Nos vemos en las redes sociales: ¡donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más que seguro os encantarán!

Instagram Twitter Facebook


¿Te ha gustado el post? Pues no te pierdas:
Las vistas desde *Top of The rock*
A bordo del ferri que une Manhattan vs. Staten Island
3 museos de arte moderno en Manhattan con unas vistas tremendas

8 comentarios:

  1. Ya acabó vuestro viaje,y yo esperando veros muy pronto.

    ResponderEliminar
  2. oohhhh me ha encantado ponerle cara a tu chico!!!!!
    Menudas fotazas Pepa!!! TOP, TOP !
    Besos rojos por doquier!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta seguir leyendo que estás feliz y ya tan adaptadísima a New York. Me mola mucho el estilo de vida que te has montado, la vida allí debe ser alucinante. Deseando poder tener también la oportunidad de volver a vivir fuera una temporada.
    ¡Qué guapetones estáis en la foto final oye!

    ResponderEliminar
  4. Seguro que llegará esa oportunidad ☺️☺️

    ResponderEliminar
  5. Mira que guapos los pepes! La última vez que estuve en NY no iba a subir, porque ya lo había hecho en alguna otra ocasión. Como iba con amigas me convencieron y no me arrepiento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es tan espectacular ver la ciudad desde allí arriba: que yo también repetiría 🤩

      Eliminar

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
positividad, aventuras sin fin, creatividad, mundo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!