Una tarde de cafés y descubrimientos en el casco antiguo de Potsdam!

Pasar una tarde de primavera en Potsdam es uno de los mejores planes que os puedo proponer si vais a pasar una larga temporada o vivís en Berlín. Se trata de la capital de Brandeburgo y está situada a tan solo veinte minutos en tren del centro de la capital alemana. Si tenéis un bono de transporte (zonas AB) el paseo os sale casi gratis porque tan solo tenéis que comprar un billete extra para la zona C  que se llama Anschlussfahrausweiss Berlin A oder C que cuesta 1, 60 euros por trayecto.

 

¿Y por dónde empezar? Os propongo un paseo a pie desde la estación de trenes pasando por algunos de los tesoros del casco antiguo de la ciudad alemana, para acabar sentados en una terraza del barrio holandés tomando café y degustando una tarta de queso o amapola en la adorable mini terraza de la cafetería Café Rothenburg (Gutenbergstraße 33, Potsdam). Estoy segura de que os apuntáis...


Nada más empezar os encontaréis con tres joyas situadas en el Antiguo Mercado (Altes Markt): por una parte el recién estrenado Parlamento de Brandeburgo (Landtag Brandenburg), y anterior Palacio de Postdam (Postdamer Stadt-schloß) que deslumbra orgulloso con su fachada pintada de color coral....

Parlamento de Brandeburgo, Postdam
Parlamento de Brandeburgo, Potsdam

...casi enfrente está el antiguo ayuntamiento (Altes Rahthaus) cuya cúpula me llamó muchísimo la atención y todavía no he podido averiguar si se trata de Atlas, condenado a cargar con el mundo eternamente. Justo al lado está el Museo de Potsdam (Potsdam Museum) donde podréis conocer un poco más sobre la historia de la ciudad (el precio de la entrada es aprox. de 5 euros).

Cúpula del antiguo ayuntamiento de Postdam

 El tercer tesoro de la plaza del Antiguo Mercado es la majestuosa Iglesia de San Nicolás (Nikolai-kirche) construida por el famoso arquitecto del neoclasicismo alemán F. Schinkel allá por el 1830. Una pena que toda esta zona esté en obras, pero aún así las vistas impresionan a cualquiera aunque tendréis que ingeniaróslas para conseguir algunas fotos decentes.

Iglesia de San Nicolás en Potsdam

Paseando y paseando pasé por delante del Museo del Cine de Potsdam (Filmmuseum Potsdam) y me deje llevar por bonitas callejuelas llenas de coloridas y antiguas casas que me transportaron por minutos a otro mundo lejos del alborotado Berlín. 

Museo del Cine de Postdam



Incluso pillé a alguno la mar de cotilla bajo los agradables rayos de sol y descubrí que Potsdam también presume de una Puerta de Brandeburgo al igual que Berlín, eso sí todo hay que decirlo: un poco más modesta. La calle Brandenburger Straße es una de las más concurridas de la ciudad y está llena de comercios, heladerías y terrazas donde tomar algo al sol.

 
Puerta de Bradeburgo y calle Brandenburger Straße

Sin embargo, lo que más disfruté fue mi pausa de café en el antiguo barrio holandés de la ciudad. Una terracita improvisada llena de colores y flores me conquistó: tarta de queso para mí, para el Pepe de amapola y dos cafés bien grandes que la tarde promete...

 

Tarta de queso y amapola, cafetería Rothenburg

¿Sabías qué?
Fue en Potsdam donde residieron los príncipes y los reyes prusianos más imporantes, de ahí la cantidad de castilllos y palacios que se encuentran en sus alrededores. Además es una de las ciudades más verdes y bonitas de Alemania, siendo el 75% de su territorio bosques, lagos y parques estando muchos de ellos catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Podéis encontrar información más detallada (solo en alemán) sobre los puntos de interés de la ciudad aquí en su página oficial. ¡Espero poder contaros pronto en primera persona mis visitas a cada una de sus maravillas!

¿Qué os ha parecido el paseo? ¿Conocéis Potsdam?

Si queréis estar al día de mis aventuras y caprichos nos podemos seguir por GFC, Twitter, Facebook, o Google+! ¡Os estoy esperando!

Comentarios

  1. Un lujo me parecio este paseo, que lugares!!!! y muy buena guia :)
    Muy exquisito final !

    ResponderEliminar
  2. Hola desde España: un paseo de ensueño... me quedo con la réplica que tienen de Puerta de Bradenburgo. Veo que las fachadas de los edificios están muy bien cuidadas... y ya nos informas que las inmediaciones a la catedral están en obras... se ve que cuidan todo mucho. No conocía Postdam pero, sin lugar a dudas, me iba mañana a compartir un café contigo en el antiguo barrio holandés de la ciudad. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  3. Unos lugares estupendos para conocer y genial la descripción.
    Un beso y en mi blog hay nuevo post
    Estefanía

    ResponderEliminar
  4. La arquitectura muy lineal verdad? Me ha encantado el tono coral de la fachada del Parlamento, por cierto, es así de vivo? Curioso, la verdad, aunque lo que más me llama es esa tarta de queso, madre mia qué pintaza tiene Pepa! Me puedes mandar un trozo por correo?

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, es coral vivo. Así de atrevidos están los políticos alemanes :) Ven, y te invito a una tarta mientras me haces uno de tus Nail Art!!!!

      Eliminar
  5. Hola, te vi en el blog de Andrea y he venido a ver. Me encanta poder descubrir algo más de ese precioso país. Mi abuelo era alemán y aunque no lo conocí, me atrae muchísimo todo lo que tenga que ver con él, y gracias a entradas como esta seguro que será así. Me quedo por aquí, ahora que parece que funciona la barra de seguidores. Un saludo desde España :D

    ResponderEliminar
  6. Un gran post, cómo se nota el colorcito de la primavera en las fotos, q alegría!!
    Buen finde, no te pierdas el espectáculo de esta noche eh!!
    Besitos.
    http://universovarietes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Que paseitos mas chulos y que merendeloas os mandais !!!
    Tarta de amapola ?? ...

    Buen fin de semana ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no me preguntes a qué sabe todavía no lo puedo explicar...

      Eliminar
  8. Vaya paseo chulo!!.. Por todas las fotos que pones de tus cafés, allí son de lo más elaborados :). Los ponen bien bonitos.. ¡¡Y cómo os cuidáis con las tartitas!!.. Qué ricas!!
    Un besote guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!!!! Bueno los cafés son más apetecibles a primera vista, pero no saben tan bien como ahí ni son tan baratos :)

      Eliminar
  9. Precioso, recuerdo que fue una de las partes que más me gustaron de la ciudad.

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
positividad, aventuras sin fin, creatividad, mundo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!