Mi vida en Alemania: 3 pros + 3 contras

 Vivir en un país extranjero como Alemania tiene bastantes ventajas pero también algunos incovenientes. Un tema que es muy personal y por eso nada fácil de tratar de una manera general porque según las posibilidades de cada uno, las opiniones pueden ser bien diferentes y la sensibilidad siempre está a flor de piel. Pero cuando Mauricio me propuso escribir un artículo para su web Alemaniando sobre esta cuestión, no lo dudé ni un instante y no puede esperar más de un día para compartirlo con todos vosotr@s...


Mi confidencia comienza así...


  Cada día son muchos los que se mudan a Alemania para probar suerte y ganarse la vida como bien puedan. Probablemente la mayoría de estas personas buscan una calidad de vida mejor o nuevas oportunidades laborales que por desgracia escasean en su país de origen. ¡Qué valientes!  Mi principal motivo de traslado a Alemania fue bien diferente: mi pareja es alemán y simplemente queríamos desarrollar una vida en común. Por eso, aunque el proceso de adaptación al principio fue duro contaba con un gran apoyo en casa, y me evité un montón de sofocones con los que a menudo los recién llegados tienen que lidiar y encima en alemán (empadronamiento, búsqueda de vivienda, darse de alta en toda serie de contratos, desarrollo de una vida social, etc).  ¡Suerte la mía!

  Sin embargo, con el paso del tiempo la realidad se fue transformando y como todos me tocaba empezar a arreglármelas sola con mis nociones básicas del idioma alemán. ¡Pero que trabajo me costaba memorizar y pronunciar esas palabras tan largas y llenas de consonantes! Me apunté a algunos cursos, y estudié de manera autodidacta durante años y años. Y sí, lo reconozco, después de casi seis años viviendo en Alemania todavía lo sigo haciendo de vez en cuando. La verdad, es que sin darme mucha cuenta empecé a hablar de manera más suelta y a entender casi todo lo que me decían y tengo que reconocer que trabajar fue lo que más me ayudó en este aspecto. Aunque por muy bien que hables el alemán, hay cosas que nunca me resultan igual de satisfactorias y en determinadas situaciones me puede la frustración por no poder expresarme tan bien como lo haría en mi idioma nativo. Por eso, el incoveniente número uno en mi lista y que creo que hay que tener muy en cuenta si quieres vivir feliz en Alemania: es aprender bien el idioma alemán. 

El segundo incoveniente  es muy engañoso porque a medida de que pasan los años y por más que se va normalizando tu vida en Alemania, en vez de superarlo como sería lógico se incrementa pero en negativo. ¿Qué de que hablo? De lo tremendamente que se echa en falta a la familia y a los amigos. Por suerte y gracias a los avances, me paso el día colgada al teléfono o a las redes sociales para tratar de enterarme de cada novedad, detalle y nunca desconectar del día a día de las personas que más quiero. Quizás incluso con algunas personas hable hasta más de lo que lo haría si viviese en España. Pero para que engañarnos: por mucha gente que conozca aquí, y por muchos viajes que haga, nunca es lo mismo... 

El tercer inconveniente en mi caso, sería la progresiva alemanización y la lucha constante por encontrar una identidad que al final acaba a medias: yo siempre digo que soy berlinesa de vocación y asturiana de corazón. No puedo vivir en España sin las cosas típicas de Alemania pero a la vez en Alemania me falta algo de España. Un sinvivir, que no suele afectar demasiado al día a día pero que en muchos casos desconcierta. En mi caso, la alemanización predomina y cuando voy a España no puedo entender cosas tales como quedar para cenar a las once de la noche, o me molestan tremendamente las visitas o planes espontáneos. ¡Como si yo no hubiese vivido así toda mi vida! Reconozco que hago todo lo posible para que no se me note, pero nunca me voy de allí sin un típico: ¡Estás alemanizada perdida! 

 
 
 Pero no todo van a ser dramas, porque vivir en el extranjero también tienes sus ventajas.  En mi caso me dió la oportunidad de poder compartir mi vida en pareja y tener una segunda familia alemana. Alemanes prototípicos, que me recibieron con los brazos abiertos desde el primer día. He de reconocer que al principio, los días en familia eran para mí como cursos intensivos de alemán pero me permitieron conocer rápidamente algunas costumbres y valores alemanes que creo en otras situaciones serían más difíciles de vivir. Nunca dejo de aprender algo nuevo de mi familia alemana y sin duda, esta es mi ventaja número uno.


La segunda ventaja es que por lo general aquí existe la posibilidad de poder desarrollarse profesionalmente. Tanto cuando viví en el sur como ahora en Berlín, no me fue muy difícil encontrar trabajo. Al principo mientras estudiaba alemán desempeñé los típicos trabajos de estudiantes, como hace todo el mundo. Gracias a la constancia, y a haber aprendido tanto a hablar como a escribir alemán, conseguí un trabajo cualificado acorde con mis estudios universitarios. Al principio no fue fácil, pero con esfuerzo, motivación y seriedad es fácil entrar en el mercado laboral alemán.  La seguridad, independencia y motivación que te proporciona estar activo y desarrollar un trabajo que te gusta es infinita y más si es en otro idioma, ¿no creéis?

Y claro que no podía acabar sin decir la tremenda oferta cultural y de ocio de la que se puede disfrutar si vives en una ciudad como Berlín: exposiciones, museos, excursiones al aire libre, o disfrutar de una oferta gastronómica multicultural increíble. Vivir en Alemania, fue el mayor motivo por el que empecé a escribir un blog desde el que pudiera mostrar a mi familia y amigos cómo es mi vida aquí y qué hago. Un proyecto que empezó como sin querer y que considero la tercera ventaja de mi vida en Alemania. Porque gracias a él, aquí estoy compartiendo mis experiencias con todos vosotros. Pero por muy alemanizada que esté hay cosas que nunca cambian y mis mayores fans siguen siendo las mismas de siempre: mi madre, mi hermana y mis amigas. ¡Y eso se agradece! 



Espero que muchos de vosotros me contéis si coincidimos o no en algunos de los pros y contras de vivir en Alemania o en cualquier otro país extranjero. Pero hasta entonces os envío mucha suerte para los que ya estéis viviendo aquí o para los que estéis pensando en alemanizar un poco vuestra vida. 

¿Y que me decís los que vivís la mar de contentos en vuestros países de origen? ¿Os imaginabais algo así?


 Y si quieres estar al día de mis aventuras diarias, reflexiones, caprichos, compras y locuras, nos podemos seguir a través de GFC, Twitter, Facebook, o Google+! ¡Te estoy esperando!

Comentarios

  1. Bueno uno por lo otro, ya lo dice mi abuela, en esta vida no se puede tener todo y tienes que pensar que tu tienes mucho! Un besín guapa.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Mira, lo único que te puedo decir es que te comprendo a la perfección, y no te hablo de vivir en el extranjero. Ese sentimiento que comentas lo compartimos hasta las personas que vivimos en España pero en una zona totalmente diferente a la de origen. Si, es un cambio menos drástico, no tiene ni punto de comparación con irse a vivir a Alemania, pero te entiendo. Un ejemplo, a mi me queda el sentimiento de no ser de ningún sitio. Si estoy en casa te dicen que ya no eres de allí : (((( (quizás por el acento...nunca me he dado cuenta si mi acento cambió o no) y si estoy en la ciudad en la que resido en la actualidad también te comentan lo mismo y por el mismo motivo... algo que nunca entenderé cuando llevo aquí 11 años. Así que,querida España,decidme de donde soy copón!!!

    El tema de echar de menos tus raices es algo que por lo menos y en mi caso se intensifica mucho más.

    Muchos besos; Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues me lo imagino perfectamente, siempre hay pros y contras y no hace falta estar en Alemania. Besos!

      Eliminar
  3. Ayyyy, qué bonito!!!! Lo has explicado genial, y creo que a pesar de la nostalgia de tener a los tuyos lejos eres muy afortunada. Y la oferta cultural es envidiable, al menos en mi caso que esas cosas me interesan mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola: coincido plenamente con tus pros y contras de vivir fuera de tu país natal. Desde luego si mi pareja fuera de otro país no duraría ni un segundo en marcharme con él para crear un proyecto común... es lo mejor para enfrentarse realmente a la vida y a las responsabilidades. Tienes razón que tu tuviste mucha suerte porque muchas de las personas que se van a Alemania sin conocer nada del idioma ni a nadie que los oriente al final no consiguen integrarse y terminar por regresar a España. Me alegra leer que finalmente, con trabajo, mucho esfuerzo y dedicación, estás plenamente integrada familiar y profesionalmente... ese aspecto es lo mejor de todo de abandonar tu país... tienes todo mi reconocimiento porque siempre elogio a la gente que lo deja todo y parte de cero en un nuevo país... y nada menos que en Alemania, tan diferente a nuestras costumbres... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  5. Pues pepa yo pienso que has sido muy valiente al marcharte a Alemania para crear un proyecto de vida en común con tu pareja, te entiendo perfectamente la morriña o nostalgia es muy normal pero quédate con lo bueno al fin y al cabo la ciudad de Berlín es genial , moderna y que esta muy de moda y eso es seguro enriquecedor ...
    Un saludo guapa

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado. Creo que empatizo contigo en lo de que vivir fuera de tu país aporta mucho a todos los niveles pero es difícil que tu casa deje de ser tu casa.
    Un beso fuerte!

    Mis Periplos

    Gin & Monique

    ResponderEliminar
  7. Pepilla qué post tan chulo! Me ha encantado. Eres una valiente por haberte lanzado a vivir a Alemania y me das una envidia...
    Aunque fué mucho menos tiempo, yo viví algo parecido con Italia, que aunque parezca que no, hay un montón de diferencias entre las culturas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...te creo, el tiempo siempre es relativo....porque puede ser poco pero intenso o mucho pero más fácil y parece menos de lo que es, así que no importa tanto! No sabía yo de tu etapa "a la italiana". Mamma miaaa!!!
      Besos!

      Eliminar
  8. ¡Qué post más original! Sin duda, debe ser difícil empezar de cero en un país extranjero en el que, además, el idioma que se habla no es el tuyo.Pero como todo, tiene sus cosas buenas, y en tu caso, no son pocas.

    Ánimo y a seguir viviendo "a la alemana". Eso sí, no pierdas tus raíces españolas ;)

    ¡Un besote guapa!
    Patri.

    ResponderEliminar
  9. Precioso el post, eres una valiente y empezar de cero con lo complicado que es el alemán !tienes dos familias y raíces.

    Besos


    http://www.thetrendysurfer.com/

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado, la verdad es que si vives fuera de casa, sea en tu mismo pais como en otro tienes esos inconvenientes, pero claro aqui añades el idioma, pero también tienes siempre grandes ventajas, hay que equilibrar unos y otros para poder llevarlo bien.

    besitos

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado conocer tus experiencias y sentimientos!!besos

    ResponderEliminar
  12. Ay Pepa, como te entiendo !! Ya sabes que yo ahora estoy en Barcelona y aunque estoy lejos, al menos estoy en el mismo país ... pero también he vivido fuera de España y echas de menos a la familia, las costumbres, los amigos ... tantas cosas !!! Es cierto que con el tiempo nos acostumbramos a todo ... pero como bien dices ... no es lo mismo.
    Un besito y un articulo genial ! ;)

    ResponderEliminar
  13. te entiendo y aunque no vivo en alemania sino en italia la vida fuera de tu pais es muy diferente........ he tenido la oportunidad de vivir un poco en españa y luego en italia y hasta eso era diferente.
    un saludito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios! 💕