Berlineando | La Columna de la Victoria



El tiempo pasa volando y no quiero perder oportunidad de ir tachando uno a uno los planes berlineses que todavía tengo pendientes. Aún más si cabe, para aprovechar a tope los fines de semana más cálidos del año y como algunos ya sabéis, porque en unos meses haré un paréntesis -eso sí, con vuelta- de mi vida berlinesa. Ya hacía semanas que no me quitaba de encima, las ganas de disfrutar de unas buenas vistas. Y es que Berlín es lo que tiene, deslumbra aún más: ¡si lo observas desde arriba!





El mirador de la Columna de la Victoria, remoloneaba entre mis apuestas. Probablemente os sonará de sobra, porque la Siegessäule está situada en pleno Tiergarten y su estatua dorada es uno de los símbolos más característicos de Berlín. Tanto sus sesenta y nueve metros de alto como su localización privilegiada, hace que se vea desde múltiples rincones de la ciudad. Me encanta observarla cuando paso en el metro de camino a Mitte y sobre todo cuando la luz del sol se refleja en ella, emitiendo esos destellos dorados tan particulares. Pocos sabréis que su lugar original era la actual Plaza de la República, frente al Reichstag. Pero resulta que durante la época nazi, la decidieron trasladar trozo a trozo al lugar actual.









Os aviso, acceder a su mirador: ¡es toda una aventura de riesgo! Subir cientos de escalones a la redonda provoca que te cojas un mareo de aquí te espero. Y ya no hablemos del tema altura. Avisados estáis, porque las mínimas dimensiones tanto de la escalera como del mirador, pondrán vuestro vértigo y claustrofobia a prueba. ¡Si lo sabré yo!  Pero os aseguro que una vez arriba, tanto esfuerzo habrá merecido la pena. Vistas a la redonda sobre la ciudad, con la enorme estatua de bronce encima de tu cabeza: ¡una auténtica experiencia verla desde tan cerca!

¡Espero vuestros comentarios y hasta la próxima aventura!

Y como siempre te espero en Instagram, donde comparto mi día a día -a través de mis stories- y un montón de recomendaciones más que seguro te encantarán.

Comentarios

  1. ¡Vaya mareo pillamos, sister! Pero mereció la pena sólo por disfrutar de esas vistas berlinesas 😊😊

    ResponderEliminar
  2. Buenas Pepa. Estuve viviendo 5 meses y aunque me pateé la ciudad bastante bien nunca me dio por subir allí arriba... Me lo apunto para alguna futura visita a mi querida ciudad. ¿Hay que reservar entrada en algún lado?
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues una pena, porque te perdiste unas vistas tremendas. No hace falta reservar, tan solo tienes que comprar la entrada en la taquilla (3€). Saludo de vuelta!!

      Eliminar
  3. A este paso no vas a dejar ni una esquinita de Berlín sin explorar y me parece fenomenal. Sitios así hay que exprimirlos al máximo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es mi intención 😌😌 Tienes toda la razón!!!!

      Eliminar
  4. Fantástica vista! Está claro que desde las alturas se toma una perspectiva increíble de las ciudades!!
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  5. ¿pero cuándo se muda usted? Newyorkeando a partir de nada!!!! espero que te lo curres igual que con el berlineando!!!!!! me encaaantan tus posts!
    Besos rojos por doquier!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en un par de meses!!! No lo dudes, no voy a parar 🗽💕

      Eliminar
  6. La vi, pero no subí... a mí me ponen ascensor o nada! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo pienso yo después de haberla subido a pie ☺☺
      No te imaginas que vértigo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios! 💕