Cómo evitar que el frío y la falta de luz te afecten al ánimo

No sé si a vosotr@s también os pasará pero en mi caso el frío y la falta de luz que hay por esta época en Alemania, me afectan un poco al ánimo (quiera o no quiera). Pensaba que con el paso de los años me acabaría acostumbrando a ello pero la verdad es que ya llevo viviendo fuera una década, y os confirmo que eso todavía no ha pasado. Lo que probablemente sí que conseguí con el paso del tiempo, es que me afectara mucho menos. Y esto se debe a que me mentalizo día a día y trabajo activamente en ello. Sobre todo de noviembre a febrero, meses en los que apenas hay luz, el cielo permanece gris y me cuesta hasta ver bien. Los días con cielo azul y los rayos de sol escasean y si por casualidad hay alguno, me dan ganas de celebrar tal rareza organizando una fiesta. Y es que tengo la sensación de que las personas que no venimos de países con estos climas tan extremos en invierno, por más que luchemos, nunca nos acostumbraremos de una manera natural a ellos. Probablemente nos logremos adaptar pero nuestra esencia siempre estará ahí jugando en nuestra contra. Y eso lo dice una que es de Asturias, donde la mayoría de los días (ya sea invierno o verano) predomina la lluvia. Pero si algo tengo claro, es que me niego a pasarme casi la mitad del año de bajón. De ahí que año tras año durante esta época y por pura supervivencia, ponga en marcha alguna que otra estrategia que me ayude a venirme arriba, mejore mi ánimo y recargue mi batería de energía positiva hasta arriba. Sigue leyendo si te pica la curiosidad, se te apetece conocerlas y de paso, ¡ponerlas a prueba!



1. A pesar del frío, nunca renuncio a arreglarme ni a vestirme con estilo
Si hay algo en lo que soy experta, es en vestirme sin perder estilo durante inviernos muy fríos. Y la verdad, nunca tuve intención alguna de renunciar a eso de sentirme guapa a la vez que abrigada por mucho frío que pasara. Encontrar mi propio estilo en invierno, me llevó un buen tiempo pero poco a poco me fui acercando más ello y dí con soluciones que me permitían salir a la calle cómoda y arreglada. Hace un tiempo compartía con vosotr@s unos consejos para vestirse en invierno sin perder estilo (y sin pasar frío) que a mí me funcionan y puedes repasar aquí. En mi caso hay pocas cosas que me suban más el ánimo que arreglarme y sentirme bien conmigo misma a diario e independientemente de la época del año.

2. Me alimento de manera sana y equilibrada, consumiendo frutas y verduras de temporada
Disfruto de la fruta y de la verdura de temporada de invierno, como es el caso de los caquis, las peras o mandarinas. Y también apuesto por lo regional y hago de visitar el mercado semanal un hábito motivante. No solo porque con ello estoy apoyando a los pequeños comerciantes, sino también porque en él predominan los alimentos saludables. Hace ya un año que aposté por hacer mayormente una dieta vegetariana, y os aseguro que me cambió la vida a mejor. Si te interesa el tema, infórmate e inspírate en libros como estos: «Come comida Real» de Carlos Ríos o «Superfácil Tapas Vegetarianas» de Sabrina Fouda.


3. ¡Me muevo!
Y lo hago aún más, cuantas menos ganas y motivación tenga. Porque si algo no quiero, es que no mantenerte activa se convierta en el pan de cada día. Yo que tú, aprovecharía cada oportunidad para hacerlo.  Vete caminando o en bicicleta al trabajo, sal a correr, pasear o a caminar en esos días en los que sale un poco el sol. Solo tienes que probar y encontrar algo que se adapte a tus gustos, capacidades y posibilidades. Hacerlo es muy motivador y notar los resultados, no solo en la figura sino en la resistencia y agilidad que te aporta en el día a día, es pura adrenalina. Y recuerda que una vez que empieces se convertirá en un reto, y lo que menos te importará será el mal tiempo. Sin hablar de lo rápido que se entra en calor con el entrenamiento.

4. Aprovecho las horas de luz y respeto las ocho horas de sueño
En mi caso, suelo adaptar mis quehaceres diarios en función de las horas de luz natural que haya. Intento aprovechar al máximo las horas claridad y disfruto mucho de las mañanas porque en ellas hay luz natural. De ahí que esté o no de vacaciones, para mí madrugar sea primordial. En Berlín ya anochece a las cuatro y algo que he notado últimamente es que a partir de las siete mi energía decrece. Y como sé que eso provoca que mi productividad se estanque, para qué desperdiciarla. Es cuando pongo punto final a mi jornada. Dormir (sin excusa alguna) ocho horas cada día y levantarme descansada, es uno de mis mejores antídotos para tener un buen ánimo (y una buena cara). Además de utilizar inteligentemente las horas de luz natural del día.



5. Mi casa está llena de rincones acogedores que invitan a quedarse
Durante estos meses de invierno, el mal tiempo nos obliga a pasar más tiempo del que quisiéramos en casa. De ahí que por pura lógica, haya hecho de mi hogar un lugar acogedor en el que sea un placer pasar tiempo. He descubierto que dar con la iluminación adecuada es clave, y también que no es nada fácil conseguirlo. Mi consejo es disponer en cada habitación tanto de focos de luz más intensa como de lámparas de luz ambiente, e ir haciendo uso de ellas en función de lo que se necesite en cada momento. Y por favor, hazme caso y si quieres aprovechar las horas de luz al máximo: ¡olvídate de las cortinas! Personalíza tu casa y decórala a tu gusto, porque durante algunos meses pasarás mucho tiempo allí y que mejor que hacerlo de manera cómoda. Aprovecha las rebajas de invierno, para mejorarla, actualizarla o darle un buen cambio. ¡Es la época perfecta para ponerse con esto!

6. Apuesto por esos planes de interior que no me apetecen nada cuando hace calor
Quedadas en casa, desayunos temáticos, maratones de series y películas, leer todos esos libros que un día compré o visitar esos museos de mi lista de pendientes por hacer. Renovar el armario durante las rebajas de enero, visitar todos esos restaurantes que aún no conozco y apostar por esos lugares del barrio que te pillan a la vuelta de la esquina. Más que nada, porque no morirás congelad@ durante el trayecto que te lleve llegar hasta ellos. No sé tú, pero yo en invierno apuesto por todos esos planes que se pueden desarrollar en lugares calentitos y acogedores y que con buen tiempo no mola tanto disfrutar de ellos.



7. Me esfuerzo por buscar el encanto y la parte positiva de cada situación

Disfruto de los paisajes cubiertos de nieve, de ver llover, de las tardes de sofá y manta al calor de la chimenea, de los jerseys de lana o de esos baños relajantes interminables. Lleno la casa de flores con colores alegres, saboreo una, dos o tres tazas de té, escucho los primeros cantos que los mirlos del patio hacen al inicio del año y me compro algún que otro complemento de colores pastel y a poder ser, que esté súper rebajado como el bolso rosa de Kate Spade New York que os enseño en la foto de abajo. Hay infinidad de cosas a valorar durante el invierno y si no las encuentras, simplemente piensa en esas que tanto echas de menos cuando te quejas de las temperaturas sofocantes en pleno verano.

8. Ante la duda hago una cita con mi médico de cabecera, por si tengo alguna carencia
Si mes tras mes te sientes cansad@ y a pesar de que te empeñas en cambiarlo tampoco eres capaz de subir tu ánimo, haz una cita con tu médico de cabecera habitual. Puede ser que como en mi caso, te falte alguna vitamina y la tengas que tomar de manera extra. En mi caso la vitamina D escasea y desde que lo sé y he puesto remedio a ello, he notado una gran diferencia. Me encuentro mucho mejor, con más energía y noto la mejora día tras día.


9. Organizo una escapada a un lugar cálido que me de un chute de energía extra
Ya lo he hecho un par de inviernos al Oeste americano y la verdad es que la experiencia me ha encantado. Cambiar el abrigo y los guantes, por camisetas de manga corta y sandalias (o al menos unas semanas), es un chute de energía extra que te hará coger con más ganas los meses de invierno que te queden cuando estés de vuelta. Sentir antes de tiempo el calor, el sol y darse un chapuzón en alguna piscina para despedir el año por todo lo alto, os aseguro que es todo un planazo.

10. Pero sobre todo, me mimo mucho e intento no perder la paciencia
Pienso que sin invierno no hay primavera y sin frío no hay calor. Cada época del año tiene su encanto y estoy muy agradecida por seguir teniendo la oportunidad de disfrutarlas, estación tras estación y año tras año. Aprovecho el presente, los pequeños detalles y me niego a quedarme anclada en la pena. Busco todo eso que me hace sentir bien, me alegra los días y lo pongo en práctica de manera constante. Intento no perder demasiado la paciencia y pongo mucho de mi parte para hacer de tener buen humor, un hábito diario. ¡Ya verás ya! Hazme caso en alguno de mis consejos y te aseguro que notarás que tu ánimo se mejorará un montón, haga frío o calor.



¿Qué me decís? ¿Vivís o habéis vivido alguna vez en un país con inviernos extremos? ¿Os suele afectar el frío y la falta de luz al ánimo? ¿Soléis poner alguno de mis consejos en práctica? ¿Podríais añadir algún consejo más a mi lista? Sea lo que sea, ¡ánimate y cuéntamelo en los comentarios!

Y como siempre os espero en Twitter e Instagram, donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más. Y si te gustan tanto mis looks como mi estilo decorativo, pásate por mi perfil de 21 Buttons desde donde los podrás cotillear.

---- Este post contiene enlaces al programa de afiliados de Amazon.

Comentarios

  1. Cute post! Same... I always try to move and keep warm. And my favorite... create cute, warm outfits.

    ResponderEliminar
  2. yo soy todo lo contrario, el calor me agota y cuando hay demasiadas horas de luz me pongo de mal humor porque se me pasa la hora de cenar y duermo fatal xD

    ahora lo estoy gozando, aunque también te diré que me molesta más que amanezca tarde a que atardezca temprano, devuélvanme mis mañanas xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien por tí! 😁🤣 Yo también creía que era más del frío pero a medida que han pasado los años y quizá porque vivo en Alemania (donde el invierno es más extremo), he cambiado totalmente mis preferencias...

      Eliminar
  3. Vivo en el Levante Español. Donde hay unos 300 días de sol al año, aproximadamente. El invierno este año, llegó a mediados del pasado mes de Diciembre. Enero, está siendo frío y con mucha humedad, pues el mar está cerca y claro, eso afecta mucho a las personas que padecemos de dolencias. En mi caso, las rodillas... las tengo regulín. Ha nevado en poblaciones cercanas a la ciudad y lógicamente eso hace que la sensación térmica sea menor. Y prefiero mil veces el frío que el calor, pues cuando aquí dice de hacer 40º, es horrible. Es cruioso esto de los contrastes de temperaturas según donde vivamos. Así que no queda otra que llevarlo de la mejor manera posible.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, ni el frío ni el calor extremo es nada bueno. Pues a seguir disfrutando del Levante en invierno. ¡Feliz fin de semana!

      Eliminar
  4. A mi la falta de sol me deprime, me encanta la luz y el sol y cuando estamos varios días nublados la verdad es que lo noto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa, espero que pongas en práctica alguno de mis consejos 😉

      Eliminar
  5. Me encantan tus consejos y como afrontas esos meses que no quiero ni imaginar como son! Pasé varios meses de invierno en Suiza y recuerdo que la nieve me fastidiaba bastante, pero yo estoy mal acostumbrada al Mediterráneo. En Mallorca tenemos mucho sol incluso en invierno, nosotros celebramos la lluvia. Y reconozco que me enfurruño en invierno cuando oscurece a las 5:30. Cada vez que viajo por Europa y pienso, me quedaría aquí a vivir, me imagino los inviernos y se me va la idea de la cabeza. Te felicito por sobrellevarlo de la mejor manera posible! Imagino que acostumbrarse al 100% debe ser imposible... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en tu caso, es todo un contraste. ¡La verdad es que vives en un paraíso! Pero aún así, y como sabrás por tu experiencia en Suiza, todo se trata de buena actitud.
      Un abrazo 😊

      Eliminar
  6. Me encanta todo lo que comentas. si bien yo vivo en un país donde reina la eterna primavera cuando llega la temporada lluviosa y amanece uno con días frescos pero grises me siento bastante desanimada he aplicado inconscientemente algunos de tus tips y me ha ayudado. excelente post
    xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Donde vives? Me pica la curiosidad.
      Un abrazo 😉

      Eliminar
  7. ¡Genial todos los consejos! A mí me afectan mucho los días oscuros, de hecho llevo año y medio viviendo en Gijón y echo de menos el sol que tenemos en Palencia. Aunque allí hace mucho frío hay muchos más días soleados que por Asturias. No me quiero imaginar lo que tiene que ser tantos meses oscuros como en Berlín.

    Me hice análisis el mes pasado y también me salió baja la vitamina D... Voy a tomar buena nota de tus consejos para subir el ánimo durante estos meses más durillos. Aunque puedo decir que ¡hoy hace un día muy soleado por tu tierra!

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tania,
      ya quisiera yo, tener al menos el tiempo que tenéis por Asturias. Bendito es, si lo comparo con el berlinés 🤭 Eso, pues a tomar nota que entre tus propuestas y los mías, seguro que ambas nos venimos fácilmente arriba.

      Eliminar
  8. Desde la tropical Colombia, te cuento que no sé si podría vivir en un mundo así

    Buenos tus consejos

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal, es que vives en el paraíso.
      Un saludo 😊

      Eliminar
  9. En mi tierrina hace tiempo para todo....que hay sol, pues a pasear a los hermosos campos que tenemos..que llueve, pues unes cachusques y a pisar charcos como cuando eramos jóvenes...La verdad mi niña es que el tiempo lo animamos nosotros mismos con nuestra actitud. besinos y que tengas un buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como coincidimos en tierrina, bien conozco ya todo eso que me cuentas 😊

      Eliminar
  10. Hola Pepa , lo primero darte las gracias por pasar por mi blog , y dejar allí tu cariñoso comentario
    la verdad te digo , que yo nunca he salido de España así que no te puedo decir nada de los cambios de luz de un lugar a otro , yo lo que si te puedo decir , es que por mi naturaleza , soy persona que se rige por el sol las cálidas temperaturas ,porque yo no podía vivir en un país donde 6 meses fueran de noche y los otros 6 fueran siempre de día , todo es cuestión de acostumbrarse , en cuanto a tú dieta no estaría de mas que le pusiese un poco de carne roja , o blanca , y un poco de pescados , y lácteos .
    Ya que una fuente grande de vitaminas para el organismo del cuerpo a lo tocante en las defensas lo mejor son quesos , lácteos y leche , ya que al vivir allí y hacer frío , el cuerpo se resiente mucho, me alegrado mucho el visitar tu blog , veo que también eres un "Influenser" puede ser o me equivoco , jajajajaja te deseo una feliz semana ,saludos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, espero que pronto tengas la oportunidad de hacer un viaje porque seguro que disfrutarías de la experiencia. En cuanto a lo de si soy una influencer, creo que muy probablemente te hayas confundido de Pepa 🤣

      Eliminar
  11. Qué curioso, te pasa como a mí, que los meses de menos luz veo incluso peor! A pesar de que intento llevar lo mejor que puedo los meses de frío y poca luz (para mí, el peor es noviembre) hay dos o tres consejillos que has comentado que me los apunto! Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues espero que te ayude ponerlos en práctica! A mí también me cuesta superar noviembre, aunque en mi caso lo compenso concentrándome en decorar la casa y preparar todo para recibir la Navidad. A partir de febrero, lo llevo mucho mejor porque me motivo pensando que la primavera está a la vuelta de la esquina 😊

      Eliminar
  12. Yo si salgo con frío, nuboso, húmedo, lluvioso... es porque me veo obligada jeje
    Pero tengo que reconocer que una vez fuera y si estoy bien abrigada, me encanta respirar ese aire tan fresco y puro.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo llevo muy mal lo de las horas de luz, me deprime mucho. Pero a la vez me da alegría cuando, en días como hoy, ha sido la primera vez que he salido de trabajar y todavía no estaban encendidas las farolas.
    Soy una persona muy casera así que cualquier plan que implique estar en casa, me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que bien, porque de ahora en adelante los días ya serán más grandes 😃

      Eliminar
  14. Your tips are very helpful, Pepa.
    The extreme weather is actually such a danger. Indeed, it affects my mood, too.
    Wishing you stay in good health and mood :)
    Have a lovely day!

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado mucho el post porque es una realidad, ¡el clima y las horas de sol afectan a nuestro estado de ánimo!
    Besos rojos por doquier Pepa!!!!

    ResponderEliminar
  16. Ufff a mi también me pasa. Y creo que es una de esas cosas a las que no terminaré de acostumbrarme. Por mucho tiempo que lleve viviendo en Alemania :/ Me gusta el punto número uno. Igual parece el más obvio, pero a mí es uno de los que más me cuesta. Gracias a tu entrada con consejos para vestirse en invierno sin perder estilo (y sin pasar frío) cuido un poco más mi aspecto y aparco prendas y accesorios prácticos, pero excesivamente "pachones" XD. Un abrazo desde Colonia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la falta de luz va en contra de nuestra naturaleza 🤭 Me alegro que te ayuden mis consejos y, ¡te mando un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!