Ideas regalo para llevar a amigos y familiares expatriados



A estas alturas de mi vida como expat en Alemania, creo que ya he superado esa fase inicial un tanto desesperada en la que cuando se avecinaba una visita, aprovechaba para pedir que me trajeran todas esas pequeñas cosas que tanto anhelaba. Sin embargo, mis amigos y familiares se sienten mucho mejor cuando no vienen a visitarme con las manos vacías y los días previos, siempre me preguntan si necesito algo. A veces digo que nada, otras veces cualquier chorrada, depende de la temporada. Aunque si estoy pasando por una de esas fases de morriña extrema, puede que hasta les haga una lista (fabada asturiana, incluida).

Si algo tengo claro, es que para ellos es importante traerme algo como agradecimiento al alojamiento que por supuesto siempre les ofrezco. Aunque en realidad, yo no necesito nada de nada porque tan solo con verles ya me siento feliz y tremendamente emocionada. Si eres un expat, me entenderás. Si al contrario no lo eres, supongo que también te lo podrás imaginar. Lo que está claro es que si vas a visitar pronto a un amigo o familiar que esté viviendo fuera, te va a interesar lo que a continuación te voy a contar. Porque te propongo algunas ideas regalo que les puedes llevar. Una es gratuita, las otras no. Pero lo importante es que funcionar, ¡funcionan! Y te lo dice alguien que ya lleva casi una década viviendo fuera, y lo sabe resultado de su experiencia.

Algo que yo valoro muchísimo, son las revistas y los libros en español. Los devoro como una fiera, y exprimo cada una de sus páginas al detalle. En el caso de los libros, aquí en Alemania es más fácil acceder a ellos porque hay algunas librerías especializadas para hispanohablantes. Y claro, a estas alturas ya se puede comprar todo online. Sin embargo, con las revistas no pasa lo mismo. De ahí que me alegre mucho, cuando me las traen. No me importa que sean nuevas o viejas. Tampoco que estén leídas o incluso releídas, por toda la familia. Aunque respecto a la temática, me gustan más las que están relacionadas con la moda, la decoración o los viajes. Mi familia es de esas que casi viaja con sobrepeso porque asaltan la librería del aeropuerto.

Otra cosa que no puedes pasar por alto, es el tema de la comida. Aquí en Berlín tengo la suerte de encontrar de todo pero no esas cosas tan típicas de la tierra. Así que si decides llevar algunos de esos productos regionales únicos que más le gustan a tu amigo o familiar expat, ¡triunfarás! Ese queso tan rico, un buen aceite de oliva o lo que sea, que a ti te parezca una buena idea. En mi caso, siempre que tengo visita me llenan la despensa con conservas y el cajón del desayuno nunca cierra de la cantidad de dulces artesanos que allí almacenan. Que si las pastas de la abuela, que si las rosquillas de anís o las corbatas de Unquera.

Si eres de esas personas detallistas que no se quieren conformar con alguna de las cosas que mencioné arriba, te aconsejo que le lleves algún artículo de decoración que además de típico español, sea de calidad. De esta manera, tu querido expat podrá decorar algún rincón de su hogar de una manera de lo más original. Una pareja de golondrinas de cerámica de la Real Fabrica Española siempre será un acierto (foto 2), al igual que una manta de lana tejida en el pueblo o cualquier producto de mimbre hecho a mano. Pero esto solo son algunos ejemplos, lo importante es que sea acorde con los gustos y valores de tu amigo o familiar expatriado.

Pero os aseguro que si hay algo que agradecemos, es la compañía. Hablar en nuestro idioma, deprisa y sin pausas, como si no hubiera suficiente tiempo para contarnos todo lo que hemos hecho en el último tiempo. Aunque realmente ya lo hayamos hecho, una y otra vez por teléfono. Hablar y hablar, de todo y de nada, hasta quedarnos sin voz y sin aliento. Que nos contéis los cotilleos o si hay alguna novedad en el pueblo. Eso no tiene precio y probablemente no se valora, hasta que no te has pasado años viviendo en el extranjero. Hablar por hablar y sin parar. Porque os aseguro que aquí en Alemania, eso no les va. Hablar en español y compartir experiencias en un idioma que es el tuyo. Ese que te permite expresarte cien por cien, que no te genera frustración alguna y con el que eres capaz de ser tú. Hablar en mi idioma nativo y hablar con los míos, me produce una sensación de felicidad que es muy difícil de explicar. De ahí que sea el mejor de los regalos, que me puedan dar.



¿Qué me dices? ¿Has vivido alguna vez en el extranjero? ¿Tienes familiares o amigos viviendo fuera? Si es así, ¿qué les sueles llevar? ¿Podrías añadir alguna idea regalo más? ¡Anímate y cuéntamelo en los comentarios!

Y como siempre os espero en Twitter e Instagram, donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más. Y si te gustan tanto mis looks como mi estilo decorativo, pásate por mi perfil de 21 Buttons desde donde los podrás comprar.

Comentarios

  1. Yo estuve viviendo fuera cinco meses... ¡nada en comparación con la década que llevas tú! Y, sin embargo, en ese poco tiempo también valoré muchísimo el último regalo que mencionas; que vengan a verte y poder utilizar tu idioma con familiares y amigos en quienes confías al cien por cien es el mejor de los regalos *-*

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, ¡lo que se echa de menos!😉

      Eliminar
  2. Algo de decoración es una idea buena :)

    ResponderEliminar
  3. Yo como regalo aportaría mi casa y compañía, creo que es lo mas bonito. Besinos wapa

    ResponderEliminar
  4. Me apunto tus consejos sobre regalos ,seguro que com ellos acierto. Un beso y feliz finde ❤️❤️❤

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenas!

    Yo siempre pido queso, no puedo evitarlo, soy de La-Mancha, y medicamentos. Si alguien viene a visitarme y no me trae una caja de ibuprofenos, no entra en mi casa.

    Tengo la suerte de tener muy cerca de donde vivo una tienda española, así que la comida no suele ser una problema.

    Y cuando voy a España me traigo libros para una buena temporada. Mis padres tienen una biblioteca enorme, y aunque mi alemán es bastante bueno, leer en ese idioma no me resulta tan placentero y relajante como hacerlo en español.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los medicamentos, me llama la atención porque nunca tuve problemas en ese aspecto... Lo del buen queso, ¡totalmente de acuerdo! En Asturias tenemos una treintena de ellos ❤

      Eliminar
  6. No he vivido fuera y no tengo a nadie ahora en el extranjero pero entiendo lo que cuentas, creo que a mi me pasaría igual. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pepa, siempre dando bonitos consejos.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡qué buen post!
    Mi señor marido estuvo bastante tiempo viviendo en Inglaterra y cada vez que iba me encargaba sus productos favoritos de mercadona, jajajjaa! Creo que le hacían más ilusión que yo misma!
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me creo yo, que haya mejor regalo que tú 😉

      Eliminar
  9. Buenas noches!

    Acabo de descubrir tu blog y es genial poder leer las experiencias de otra expat. Yo llevo unos cuantos años en Bélgica y sigo sin haber pasado la fase de productos españoles XD
    Siempre que voy a España llevo la maleta medio vacía para poder traer embutido y ciertas conservas para los próximos meses. A no ser que vivas en la capital aquí no encuentras tantos productos. Aunque una se adapte a los sabores del pais siempre alegra poder disfrutar de ciertas cosas. También traigo más de un libro cuando estoy vuelta. El único regalo que pediría es que pudieran venir más de visita.

    Saludos desde el pais vecino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida y saludos de vuelta! Ojajá recibas un montón de buenas visitas, a lo largo de este 2020. Un abrazo 😉

      Eliminar
  10. Aquí otra compañera expat que te entiende mucho. Yo suelo pedir sobre todo comida (jamón del bueno, que no falte) aunque cada vez es más facil encontrar de todo aquí - han abierto tiendas de comida española donde tengo queso fresco y galletas tosta rica, todo bien - se agradecen los detallitos, pero como bien dices... ¡Lo más importante es que vengan a verte! Y totalmente cierto que con el tiempo no necesitas tanto, antes pedía hasta medicinas, pero te das cuenta que aquí también hay (y más baratas...)
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ali! La verdad es que actualmente se puede conseguir casi todo online, es increíble como han cambiando las cosas. Respecto a lo de las medicinas, me lo dicen mucho pero yo nunca tuve problems en ese aspecto. Aquí hay las mismas o más, y con receta, no son más caras. Un abrazo 😘

      Eliminar
  11. Un post muy interesante, como todos los que escribes.
    Hace poco precisamente fui a visitar a una amiga que se fue a Alemania en septiembre y le llevé vino y cecina y mucho amor.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, lo mejor que uno puede llevar es su propio corazón

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  13. Cuando vivía en Suiza no tenía problemas con el idioma porque todos los amigos que hice fueron españoles, y no estuve tanto tiempo como para echar de menos según que productos, eso sí hay unas galletas que se hacen en Mallorca que cuando estoy aquí no las como pero cuando he vivido fuera siempre se las he pedido a mis visitas Jaja
    Me ha gustado el post, es curioso lo que echamos de menos cuando estamos lejos de casa. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios! 💕