10 ventajas de vivir en Berlín (Alemania)

A menudo, me preguntáis cómo es la vida en una ciudad como Berlín. Y yo siempre os digo que vivir en una ciudad tan grande como esta tiene muchas ventajas pero también, muchos incovenientes. Aunque como siempre, todo depende de la situación personal que tengáis y de la zona dónde viváis. Y también, de cómo sea vuestra personalidad o percibáis lo que os rodea. Berlín no es una ciudad increíblemente bonita ni tampoco, acogedora. Sin embargo, tiene mucho que ofrecer desde el punto de vista creativo o cultural.
 

A esto, añadiría que no es una ciudad alemana prototípica porque tiene un estilo y un carácter muy particular que la hace única. Así que después de estar viviendo casi una década en Berlín, me veo totalmente capacitada para contaros mi experiencia. En este caso, centrándome en la parte buena. Es decir, compartiendo con vosotros las ventajas que yo le encuentro a vivir en Berlín.

10 ventajas de vivir en Berlín:

1. La oferta cultural es increíble e ilimitada. 

En Berlín, hay más de 170 museos de todas las temáticas. Pero también muchos teatros, salas de conciertos, festivales de cine, ferias de todo tipo y un montón de eventos culturales de larga tradición o recién inaugurados. ¡Yo llevo una década aquí y siempre descubro algo nuevo!

2. Nunca dejas de conocer y descubrir lugares únicos. 

Si tienes tiempo y ganas, puedes visitar lugares diferentes cada fin de semana de manera ilimitada: parques, zonas naturales, barrios residenciales, joyas arquitectónicas, lagos, palacios, jardines, zonas de compras, cafeterías o restaurantes. Si te aburres aquí, simplemente es porque quieres.

3. Se puede vivir con poco presupuesto.

En relación con otras ciudades alemanas, los alquileres y los gastos esenciales son mucho más bajos. Aunque con el paso de los años, hemos notado que esto ha ido cambiando y poco a poco, los precios se han disparado. También es posible, planificar el tiempo libre con planes gratuitos.

4. La oferta de alimentos regionales y ecológicos es amplia.

En Berlín, abundan tanto los mercados semanales como los cubiertos. Además, se pueden encontrar alimentos y productos de tu país de origen con facilidad: en mi caso de España. Y claro, la oferta para personas de dieta vegetariana o vegana es muy amplia.

5. Es una ciudad que está muy bien conectada.

Berlín cuenta con un buen sistema de transporte urbano y también, está bien conectado con otras zonas alemanas con trenes de corta o larga distancia. Además, acaba de inaugurar un aeropuerto internacional con una gran oferta de destinos.










6. En comparación con otras grandes ciudades, es bastante tranquila y con poco ruido. 

Y esto, os lo dice alguien que vivió en Londres y Nueva York. Claro que depende un poco del barrio dónde vivas. Pero por lo general, os sorprenderá encontrar las calles desiertas tanto los domingos como los festivos.

7. Berlín es tremendamente verde. 

Es una ciudad llena de árboles en cada calle, parques, jardines, bosques y entornos naturales silvestres increíbles donde da gusto pasear. Y en apenas unos minutos en coche, se puede llegar a algún lugar idílico de Brandeburgo. Se trata del estado federado vecino que es rural y natural a más no poder.

8. También, es multicultural en cada uno de sus aspectos. 

Y esa mezcla, hace la ciudad realmente interesante. A la vez que te permite conocer otras culturas desde cerca ya sea por relacionarte con personas de otros países así como, visitar la gran cantidad de restaurantes o tiendas especializadas.

9. En sus calles, abunda la creatividad.

Y es que si por algo es famoso Berlín, es por sus murales de arte callejero de artistas internacionales reconocidos que abundan por las fachadas de los edificios. Pero también, es una ciudad llena de esculturas,  edificios o locales muy inspiradores.

10. Está en continuo cambio y evolución.

Y eso se nota cuando te vas fuera durante unos meses y luego vuelves. De repente, notas que hay un montón de proyectos urbanísticos o culturales nuevos. Así como esos locales donde solías ir, desaparecieron. En Berlín, todo cambia continuamente. Se trata de una ciudad que evoluciona y se renueva a mucha velocidad. El Berlín donde me mudé hace casi una década, poco tiene que ver con el actual. Y en mi caso, me gusta mucho más.






¡Y hasta aquí ha llegado el post de hoy! Si os ha gustado, estáis de suerte porque pronto os contaré los incovenientes. ¿Qué me decís? ¿Habéis vivido alguna vez en una ciudad grande? ¿Os gustaría vivir un tiempo en Berlín? Si estáis viviendo aquí, anímaros a presentaros en los comentarios. ¡Me encantaría conoceros y saber qué tal os va por aquí! 

Como siempre, os espero en Twitter y Instagram donde comparto con vosotros lugares con encanto de Berlín y os enseño lo que me inspira en mi día a día. Y recordad que a partir de ahora enviaré una Newsletter mensualmente, a la que os podéis suscribir aquí. ¡Estoy a punto de enviar la siguiente!

Comentarios

  1. He tenido la suerte d epoder visitar Berlín en dos ocasiones y me resulta una ciudad fácil de navergar. La segunda vez que fui fue para un congreso y me sorprendió recordar bastante bien por donde quedaba todo y terminé haciendo de guía para bastante gente. Es extraño pero a pesar que fui al congreso sola me sentí muy cómoda explorando por mi cuenta. Tengo que volver a seguir con los museos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa un poco lo mismo. A pesar de las dimensiones, me oriento bien.
      Ojalá puedas volver pronto. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Qué recuerdos me trae ver tus fotos... Cierto que Berlín es muy diferente de otras ciudades alemanas, pero sin duda es única.

    Gracias por compartir cosas tan interesantes para los que suspiramos con volver a viajar cuando se pueda.

    ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero, su plato favorito son vuestros comentarios.