Consejos para fotografiar aves silvestres

Hoy voy a hablaros de pájaros, esos animales que me apasionan tanto. Esté donde esté, siempre me fijo en ellos. Y aún más, si estoy de viaje descubriendo nuevos lugares. Aunque en realidad, suelo observarlos todo el tiempo. Por las mañanas mientras desayuno en la terraza, cuando recorro Berlín y sobre todo, si hago alguna excursión por la naturaleza de Brandeburgo porque es el paraíso para los amantes de las aves. Además de observarlos, también suelo hacerles fotos. A veces, con el móvil y otras con la cámara. Y esta afición, es la que inspiró el post de hoy.

Fotografiar pájaros, os resultará fácil si os gustan tanto como a mí porque entonces, ya disponéis de lo más importante para conseguirlo: ganas y paciencia. 

Ya os adelanto que no soy una experta en fotografía y que los consejos que os voy a dar hoy, no son de técnica. De lo que sí tratan, es de sentido común y están basados en mi experiencia fotografiando aves silvestres. Sin embargo, se me apetecía mucho compartirlos en este post un tanto disfrutón.

Lo más importante para fotografiar aves silvestres con éxito, es tener una buena cámara. 
 
Algo esencial es tener un objetivo que te permita fotografiarlas a gran distancia. Ya que solo de esta manera, podréis fotografiarlas sin perder la calidad de la imagen y conservando todos los detalles de su plumaje. Yo uso una Olympus PEN E-PL7 que trae un objetivo de 14-42 mm y con la que estoy encantada. Pero cuando quiero fotografiar a más distancia (y en este caso pájaros), lo cambio por un objetivo de 40-150mm que en mi caso es más que suficiente. Todas las fotos de este post (a excepción de la primera y la del cisne en el río), las hice con él.
 
Otro aspecto clave es que haya suficiente luminosidad. Pero también, que intentéis tener un punto de apoyo. 
 
A mayor cantidad de luz, mejores fotos haréis. A mí me gusta mucho, la luz que hay durante las mañanas de los días soleados pero también, la del atardecer. Y tener un punto de apoyo cuando vayáis a fotografiar aves, es clave. Por una parte, son animales que se mueven mucho y solo los conseguiréis fotografiar si vosotros permanecéis quietos. Llevar un trípode siempre es una buena idea, si creéis que vais a tener que esperar mucho tiempo entre foto y foto. En el caso de que no lo tengáis, intentad apoyaros en algo. Si estáis sentados podéis flexionar una pierna y apoyaros en ella o si estáis de pie, podéis hacerlo en alguna barandilla.
 



Normalmente, tengo dos técnicas para fotografiarlos. Pero ya os adelanto que ambas requieren tiempo y paciencia.

Si quiero fotografiar un pájaro determinado, busco dónde suele estar. En mi caso, consulto la página de NABU. Cuando llego al lugar, suelo quedarme en un sitio fijo y espero. Si en algún momento el pájaro se acerca, es cuando aprovecho para fotografiarlo. Si previamente dejáis frutos secos o semillas especiales para ellos en un punto estratégico, será mucho más fácil que logréis pillarlos. Pero esto, requiere bastante tiempo y mucha suerte porque a veces no se acercan e incluso, no aparecen. 

Aunque la mayoría de las fotografías de los pájaros, las hago de manera espontánea cuando los tengo delante.

Pero para que esto funcione, os recomiendo hacer lo siguiente. Lo importante es ir haciéndoles fotos desde lejos y, poco a poco. A medida que ya tengáis algunas, podéis ir caminando muy lentamente y haciendo más desde una perspectiva más cercana. Si no hacéis esto y os arriesgáis a acercaros bruscamente, puede ser que el pájaro se vaya y os quedáis sin ninguna foto. Algunos pájaros son muy fáciles de fotografiar, pero otros son muy asustadizos. Yo suelo notarlo y me voy adaptando. Pero lo que nunca hago es andar detrás de ellos, porque cuanto más me acerque yo, más se alejarán ellos. Las aves son animales con una gran intuición y saben cuando están en peligro y cuando no.





Por otra parte, os confieso que fijarme en los pájaros que habitan otros lugares es algo que siempre tengo presente cuando viajo. 

Y como tengo un poco de nostalgia porque no pude hacerlo desde hace bastante tiempo, he decidido tirar de archivo y rescatar algunas imágenes a modo de homenaje a algunos pájaros de mis viajes. Así que aquí abajo, veréis a la paloma que me encontré durante mi visita al Empire State Building de Nueva York. Pero también, un gorrión sentado en una barandilla del casco antiguo de Estocolmo y un cisne precioso nadando a orillas del río Moldava en Praga. Sin olvidarme, del colibrí que me encontré mientras hacíamos un viaje de carretera por Arizona o la gaviota del muelle de una de mis ciudades europeas favoritas: Helsinki.






¡Y hasta aquí ha llegado el post de hoy! Espero que os haya gustado e inspirado. ¿Qué me decís? ¿Soléis fijaros en los pájaros silvestres? ¿Cuál fue el pájaro que más os impresionó? ¿Tenéis algún truco para fotografiarlos? ¿Coincidimos en alguno? ¡Me alegro si me lo contáis en los comentarios!

Ya sabéis que durante los meses de verano, solo publicaré un nuevo post: viernes sí, viernes no. Sin embargo, me podéis seguir la pista en Twitter e Instagram donde seguiré compartiendo lo que me inspira en mi día a día. La semana pasada envié la Newsletter del verano. Si queréis recibirla, podéis suscribiros aquí.

Comentarios

  1. ¡Hooola Pepa!

    Ay que maravilla de fotos, me han encantado :D
    Yo es que no soy mucho de fotografía, vamos que no tengo ni idea, y como encima tenga que fotografiar a un pájaro, y ya si hablamos de un pájaro en movimiento... apaga y vámonos jajaajaj pero eso si, la entrada y lo que nos comentas me ha parecido muy interesante ^^

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. No puedo compararme contigo. No tengo tanta maña para hacer fotos o tanta paciencia. A ti se te da mucho mejor, eso sin duda. Aunque me tomo tus consejos para ir mejorando.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. ¡Suuuuper interesante! Me encantan las aves silvestres; desde hace cosa de un año no paro de investigar y aprender sobre los pajarillos que viven en Zaragoza y sus costumbres. Fotografiarlos con éxito sigue siendo mi tarea pendiente, porque no tengo teleobjetivo (¡a ver si me "autorregalo" uno prontito!) Guardo este post a buen recaudo porque seguro que vuelvo a él. El consejito de ir acercándose poco a poco y haciendo fotos mientras tanto me parece buenísimo. ¡Y ADORO la foto del gorrión apoyado en los hierros del macetero! <3

    ¡Un besote y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tus fotos de aves siempre me gustan mucho! Espero que pronto tengas un nuevo objetivo, ya verás que gran cambio porque no se te escapará ninguna.
      Un abazo.

      Eliminar
  4. ¡Muy buen post! Justo mañana me voy de excursión y me llevaré la cámara, esta vez cargo también con el objetivo 80-200, a ver si pongo en práctica lo de la paciencia y tengo suerte.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ese objetivo, difícil que no las pilles...
      ¡Espero que hayas fotografiado muchas!

      Eliminar
  5. Me encantan los pájaros silvestres, en mi balcón suelo tener alpiste para que se pasen por aquí a comer y poder verlos de cerca, son mágicos.

    ResponderEliminar
  6. Pues me han parecido unos estupendos consejos, muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo la verdad es que tengo muy poca paciencia para las fotos y no distingo un pájaro de otro pero me parece precioso con la admiración con la que hablas de los pájaros y de la naturaleza en general.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por compartir, me parece súuuuper complejo.
    ¡Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
  9. Qué interesante! Yo estoy fascinada con la cantidad de pájaros diferentes que hay en USA, también ví un colibrí hace meses, pero al vuelo y fue imposible fotografiarlo...
    Son preciosas todas tus fotos!
    feliz finde,
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que por ahí, hay aves impresionantes!
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero, su plato favorito son vuestros comentarios.