Una mañana de verano en Bamberg: mi guía personal

No se me ocurre mejor manera de despedir el verano que recordando la visita que hice a uno de los pueblos más bonitos de Baviera: Bamberg. Una excursión de apenas medio día, en la que me dio tiempo a descubrir los tesoros de su casco antiguo e inspirarme en sus tiendas de decoración. También almorzamos muy bien y disfrutamos de un tiempo veraniego con sol. Así que puede decirse que a pesar de que la escapada fue rápida, dio bastante de sí.


La razón por la que visitamos Bamberg fue porque nos quedaba muy cerca de un hotel donde nos alojamos unos días y del que pronto os hablaré. Si os digo la verdad, ni siquiera llevé la cámara y me dediqué a disfrutar, por lo que apenas tengo fotos. Lo que tenía claro desde el primer momento, es que quería visitar su famoso ayuntamiento que podéis ver tanto el la foto de arriba como en la de abajo. Es más conocido como Altes Rathaus y tan solo por verlo, la escapada ya estuvo más que amortizada. Todo lo que gira a su alrededor es muy bonito: calles empedradas, tiendas y fachadas inspiradoras. Y también, muchas cafeterías o restaurantes de esos que invitan a sentarse.




No entraba en una tienda desde hace muchísimo tiempo. No exagero nada cuando os digo que hacía más de un año que no pisaba más que los comercios esenciales. Así que entrar en una, fue una experiencia única y también un reto porque no estaba acostumbrada a esta nueva normalidad tan anormal. De ahí que en este aspecto tenga bastantes recomendaciones. Nada más llegar compramos un juego de té con motivos de pájaros en la tienda de tés Scharnke (Lange Str. 32). Es de esos comercios de antes, en los que hay muchas cosas por todos lados, te atienden muy amablemente y solo aceptan dinero en efectivo. Tienen tés riquísimos que se compran al peso. Nosotros volvimos con un paquete de té de vainilla y nata que está riquísimo. Si sois más de café, no os podéis perder la cafetería Café UP (Lange Str. 13). Está justo enfrente y tiene una pared muy instagrameable decorada al completo con flores.




¡Pero las recomendaciones van a más! Porque no hay pueblo alemán que visite, del que no vuelva con una bola de Navidad. Si soléis hacer lo mismo, pasaros por Käthe Wohlfahrt (Karolinenstraße 5). Se trata de una tienda alemana donde podéis comprar decoración navideña durante todo el año. Y si os gustan las floristerías tanto como a mí, no os perdáis Die Blume Bamberg (Untere Brücke 7). Está en una casa antigua muy mona y además de flores, venden decoración para la terraza (fuentes para los pájaros silvestres incluidas).




Si subís a visitar la catedral (conocida como Bamberger Dom), os recomiendo pasaros por esta tienda de decoración: Zauberhaft Bamberg (Karolinenstraße 17). En ella, venden unos jarrones y unas macetas ideales, de esas que tienen caras. No muy lejos de allí, se encuentra un local inspirador y perfecto para almorzar. Sirven en la terraza con vistas a algunos edificios del casco antiguo y se pueden tomar tartas caseras o almorzar platos ricos y saludables. Apunta, apunta: MorgenMahl Deli (Pfahlplätzchen 2). Y de esta manera tan dulce, finalizo mi escapada relámpago en Bamberg. Ya me contaréis qué os ha parecido, ¿no?





¡Esto ha sido todo por hoy! Espero que os haya gustado e inspirado. ¿Qué me decís? ¿Conocéis Bamberg? ¿O alguna otra ciudad con encanto de Baviera? Si es así, ¿cuál? ¡Espero vuestra respuesta en los comentarios! Y de paso, os mando un abrazo.

A partir de esta semana el blog retoma la normalidad: cada viernes publicaré un nuevo post. Como siempre, os espero en Twitter e Instagram donde comparto lo que me inspira en mi día a día. Ya sabéis que a partir de ahora, suelo enviar una Newsletter mensualmente. Si queréis recibir la de octubre, podéis suscribiros aquí.

Comentarios

  1. Hola Pepa, muy bonito todo, es impresionante y lo mejor esa tartita, jajjaja, un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso, Pepa. Las fotos son preciosas y seguro que visitarlo en persona debe ser espectacular los sitios que nos muestras. Espero que sigas bien. Cuídate mucho.

    Un besazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí que lo es! Por aquí, todo perfectamente. ❤

      Eliminar
  3. Quée maravilla de lugar! No lo conocía, pero me han entrado unas ganas locas de pasar un fin de semana por allí!
    feliz finde,
    S

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué pasada el puente con la casa como "encajada"! Imagino lo que tiene que ser vivir ahí... con el río cerquísima y unas vistas preciosas (espero que no haya crecidas, jajaja). ¿Esa casita es lo que dices que es el Ayuntamiento? (:

    Cada día tengo más ganas de visitar Baviera. ¡Besotes y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Toda esa casa (la encajada incluida), es el ayuntamiento antiguo. Baviera te chiflaría. Encima, Bamberg está cerca de Rothenburg que también lo tienes pendiente. ¡Feliz finde!

      Eliminar
  5. ¡Cuántas recomendaciones! Baviera me encanta y Bamberg parece de los más inspirador. :)

    Deseando ver las siguiente recomendaciones.
    ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste y que tengas una buena semana.

      Eliminar
  6. Wow, qué sitio tan bonito. Merece la pena la visita sin ninguma duda. Bss

    ResponderEliminar
  7. Realmente bonito y las fotos son preciosas!!! Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Pepa!
    Me alegra que hayas podido disfrutar de unos días de vacaciones.
    El lugar es precioso. Ya he mirado la distancia desde mi casa para llegar a Bamberg y son 199 kilómetros. Para un fin de semana no está mal.

    Gracias por la recomendación.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Holaaaa!

    Pues que chulo el sitio, nunca he estado pero me ha encantado el ambiente, las casitas, los canales... que bonito todo ^^

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que los pueblos alemanes son de lo más encantador y este me ha parecido realmente bonito. ¡Estoy deseando conocer más de Alemania!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero, su plato favorito son vuestros comentarios.