Mi diario de viaje de carretera entre Berlín y Asturias: rutas y recomendaciones

¿Tenéis pensado viajar desde Alemania a España en coche? Pero no queréis hacerlo del tirón, sino de manera comodona mientras descubrís lugares únicos y os alojáis en hoteles con encanto. ¡Entonces este es vuestro post! Como ya sabréis, hicimos este viaje de carretera al inicio de septiembre. En su momento lo compartí en las redes sociales y aún tenía pendiente publicarlo por aquí como diario de viaje. Planificar con antelación este tipo de viajes de carretera de larga distancia es esencial porque nunca se sabe que puede pasar y así dejamos la improvisación para lo menos importante.

Pero sobre cómo planifico y organizo los viajes de carretera, os hablaré más adelante. Hoy me centraré en compartir los descubrimientos que hicimos conduciendo desde Berlín a Asturias. ¡Que son muchos! Este viaje lo planificamos en cuatro días, con la idea de no cansarnos demasiado conduciendo, tener tiempo para descubrir lugares inspiradores o relajarnos en los alojamientos. Y os aseguro que lo conseguimos, razón de más para compartir nuestra ruta a modo de inspiración viajera.


MI VIAJE DE CARRETERA ENTRE BERLÍN Y ASTURIAS

DÍA 1

 De Berlín a Maillen, Bélgica (7 horas y 15 minutos de ruta)

El primer día empezamos fuerte, pues hicimos la ruta más larga. Llevamos el almuerzo de nuestra panadería favorita berlinesa y lo comimos antes de salir de Alemania en un campo de flores silvestres perdido por Renania del Norte-Westfalia. Algo que os recomiendo mucho, es hacer vuestras paradas en lugares naturales y así, evitar las horripilantes áreas de servicio. Para lograrlo, es necesario llevar siempre una nevera llena de comida y bebida, así como una manta de pícnic. Y claro, estar atento a lo que viene a ambos lados de la carretera e intentar parar en lugares con encanto.
 

 
Después de comer, pasamos por Holanda y llegamos a nuestro primer alojamiento al atardecer: el hotel Domaine De Ronchinne - Château & Ecuries en Bélgica. Está en plena naturaleza de Maillen y dicen que fue una propiedad del mismísimo Napoleón Bonaparte. Su localización y las instalaciones comunes son muy inspiradoras y ofrecen diferentes formas de alojarse: casas de jardín, cabañas, un antiguo campanario, antiguos carromatos y hasta una casa en un árbol. Pero para acceder a estos alojamientos, debéis reservar con mucha antelación. Una pena que nosotros nos tuviéramos que alojar en una habitación normal. ¡Otra vez será!





DÍA 2

De Maillen en Bélgica a Langeais en Francia (5 horas y 46 minutos de ruta)

Al día siguiente, nos despertamos con los sonidos de las golondrinas y tras dejar el alojamiento, decidimos ver un poco la zona. Encontramos una confitería en un pueblo cercano y decidimos redesayunar en ella. Se llama Pâtisserie Pierson (Chau. de Luxembourg 7, 5336 Courrière) y os la recomiendo mucho porque es cero turística. Además de comer unos pasteles eclairs riquísimos, aprovechamos para comprar el almuerzo (quiche lorraine, bocadillos y tartas de merengue con limón) que comimos haciendo un pícnic rodeados de campos de girasoles. 
 

 
Y con la energía a tope, decidimos entrar en París. La intención era tomar un café allí, pero había tanto tráfico que nos tuvimos que conformar con ver la torre Eiffel porque de lo contrario,  no llegaríamos a tiempo a nuestro próximo alojamiento. Nuestro objetivo del día era llegar a Langeais, un pueblo que me encantó y por eso, será el protagonista del siguiente post. A modo informativo, os diré que está cerca de Tours y que nos alojamos en un Bed & Breakfast maravilloso: La Vie Voyage. Allí nos recomendaron un restaurante en el que cenamos mejillones y crêpes sentados en una terraza rodeados de locales: L'atelier Gourmand.




DÍA 3

 De Langeais a Burdeos, Francia (3 horas y media de ruta)

El mejor recuerdo que guardo del tercer día de ruta, fue el desayuno casero que nos prepararon en La Vie Voyage. Lo disfrutamos en su patio interior y podéis verlo en la foto que está justo encima de este párrafo. Como era domingo y había mercado en el pueblo, decidimos dar un paseo y así comprar lo necesarío para el disfrutar del pícnic del día. No fue difícil porque estaba lleno de panaderías con encanto y tiendas de productos regionales franceses. Nos fuimos de allí con una baguette y una tabla de quesos riquísimos que comimos cerca de Torxé rodeados de campos de girasoles y algún que otro molino de viento. 
 

 
El último alojamiento del viaje nos esperaba en Burdeos y se trataba de un apartamento muy inspirador situado en pleno centro, al lado de la famosa Porte Dijeaux. Se llama L'Appartement - Hôtel Singulier Bordeaux y os lo recomiendo un montón. Al igual que el restaurante de comida saludable que teníamos enfrente del portal. Se llama WOODKITCHEN (21 Rue de la Vieille Tour) y tiene unas ensaladas riquísimas para llevar. Para cenar, deberíais probar las tapas del restaurante Big Bistrot Girondin (64/66 Rue Saint-Rémi) y de paso, pasaros a contemplar la famosa plaza conocida como El espejo del agua (en francés, Le miroir d'eau).





DÍA 4

 De Burdeos en Francia a Asturias (6 horas de ruta)

Aunque teníamos un apartamento, el hotel nos invitó a desayunar en su azotea con vistas a la catedral St. André. No nos pudimos resistir a tal propuesta y disfrutamos de un desayuno casero espectacular que podéis ver en la foto de abajo (sin lugar a dudas, el mejor del viaje). Antes de irnos de Burdeos, aprovechamos para comprar souvenirs gastronómicos: canelés de Burdeos y una especie de profiteroles en la tienda Dunes Blanches chez Pascal Bordeaux. ¡Ambos típicos de la ciudad!

Nos esperaba un día largo por delante, pero todo quedó compensado cuando paramos a comer en el mirador de Deba en País Vasco con unas vistas increíbles al mar Cantábrico. Como os imaginaréis, entrar al norte de España fue muy emocionante. Y para celebrarlo, quería seguir la tradición familiar: coger corbatas y palmeras gigantes al pasar por Unquera. Dejamos Cantabria y llegamos a Asturias, hasta llegar a nuestra meta final: el mirador de Lastres. Y lo siguiente os lo imagináis: pura felicidad.





Y aquí van las conclusiones finales:

- En total gastamos 250 € en gasolina y unos 90 € en peajes. Nos pareció curioso que para repostar en las gasolineras francesas hubiera que pagar antes. Es importante que sepáis que en estos sitios solo admiten tarjetas de crédito o efectivo, pero no monederos electrónicos o tarjetas de débito.

- No hubo ningún tipo de control fronterizo entre los países.

- En Francia se necesita pasaporte COVID para todo: alojarse en hoteles o comer en terrazas de cafeterías o restaurantes. Ellos usan la app TousAntiCovid, pero te servirá cualquier certificado que sea digital y se pueda escanear.

- En la Francia más rural, solo hablan francés. Vaya, algo lógico y normal. En nuestro caso, al no tener grandes conocimientos de francés, se nos hizo muy difícil pedir en algunos restaurantes. ¡Pero lo logramos!

- Disfrutamos muchísimo del viaje y no se nos hizo pesado. Es más, lo repetiríamos porque fue una gran experiencia con la que conocimos lugares de Bélgica y Francia de manera única. Así que si estáis pensando en viajar desde Alemania a España en coche, os animo a hacerlo.


¡Y eso ha sido todo! Espero que os haya gustado e inspirado. ¿Qué me decís? ¿Os gustan los viajes de carretera? ¿Habéis viajado alguna vez entre Alemania y España en coche? ¿O viceversa? ¿Qué tal la experiencia? ¡Espero vuestra respuesta en los comentarios! Y de paso, os mando un abrazo.

Si se os apetece, podéis disfrutar de este diario de viaje en mis stories destacadas de Instagram. Y recordad que a partir de ahora, suelo enviar una Newsletter mensualmente. Si queréis recibirla, podéis suscribiros aquí.

---- Este post contiene enlaces de afiliación al programa de Booking. Esto quiere decir que si reservas algún hotel desde este blog, recibiré una comisión.

Comentarios

  1. Me encantó seguir por Instagram tu viaje Berlín-Asturias y me ha encantado leer este resumen recopilatorio en el blog ahora <3 Tomo nota de la idea de los picnics en la naturaleza (¡las tartas de merengue que cogisteis en Bélgica tienen pintaza!)

    ¡Besotes y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho. ¡Las tartas estaban riquísimas! Feliz finde ❤

      Eliminar
  2. ¡HOLA, HOLAAAAAAAAAAAAAAAA!

    Tomo nota de estos lugares porque me parecen mágicos.

    ¡SE MUUUUUUUUUUUUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 🥰🥰!

    ResponderEliminar
  3. Hooola!

    Pero que chulada de viaje, no veas que envidia me has dado con las fotos porque hace mucho que no hago un viaje así en coche y ains, se echa de menos.
    Yo algún verano con mi familia si que hemos ido hasta Alemania e incluso más lejos y la verdad es que es una pasada este tipo de viajes, pero tienes que tener tiempo de sobra para hacerlos ;)

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, el tiempo es clave para poder disfrutarlos. Beso de vuelta.

      Eliminar
  4. Qué buen plan, y me encantaron los stories que compartiste!
    Me apunto la ruta y se la pasaré a mi familia, que mi primo vive allí y suelen viajar en coche a España ;)
    Feliz finde,
    S

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué ruta más chula nos regalasteis! Hace demasiado que no viaje ni hago rutas en coche, pero sin duda, tanto Alemania, Francia y el norte de España serían candidatas ideales :)

    Un abrazo, ¡muy feliz finde!

    ResponderEliminar
  6. Un viaje muy bien planificado y con un destino fantástico, Asturias!! un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Pepa!
    Veo que has aprovechado muy bien los kilómetros.
    Todo se ve precioso!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. lovely places to visit...

    Thank you for your useful recommendations...

    ResponderEliminar
  9. ¡Se ve que ha sido toda una experiencia! La verdad que en algún momento me apetecería bajar desde París haciendo una ruta de ese estilo, porque los pueblecillos franceses son ideales y tienen muchísimo encanto. Me dio mucha pena ver que al final no pudisteis desayunar en París, pero vaya, que tampoco es una gran pérdida ;) ¡Gracias por compartir este maravilloso post Efi!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues te lo recomiendo muchísimo. Sí, al final no pudimos desayunar en París, pero me guardé todas tus recomendaciones. ¡Muchas gracias de nuevo!

      Eliminar
  10. Seguí tu viaje por instagram y me pareció maravilloso pero leerlo aquí todo junto ya me ha dado ganas de hacerlo. Soy muy fan de los viajes en carretera, creo que tienen un encanto especial.

    ResponderEliminar
  11. Hola !!!
    Muy chulo el post! Me encantó!
    Nosotros no hemos hecho viajes tan largos en coche pero visto lo visto y tus fotos tomo nota!! También es cierto que con niños es un plan complicado pero se ve bonito..
    Un besazo Pepa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues deberíais probar y también con niños. Todo depende de la organización y procurar no hacer muy largos los días de ruta. ¡Feliz fin de semana!

      Eliminar
  12. Seguí tu viaje en Instagram y me encantaron tanto la ruta como los paisajes y los hospedajes, las fotos son una pasada. No es un trayecto que me plantee hacer, además que con los peajes puedo pagarme un viaje a otra parte, pero la ruta es sin duda chulísima! Lo que sí me planteo es hacer el norte de España en coche, hace tiempo que está en mi lista. Gracias por compartir tu experiencia, besos Pepa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que también lo disfrutarás y ojalá pronto estés recorriendo el norte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero, su plato favorito son vuestros comentarios.