Un viaje en el tiempo difícil de olvidar por la República Democrática Alemana!

Si os interesa conocer de cerca cómo vivían algunos berlineses cuando todavía el muro separaba la ciudad en dos, no os podéis perder la exposición gratuita Alltag in der DDR (Vida cotidiana en la República Democrática Alemana). En ella podréis recrear la vida del Berlín del Este socialista, soviético y sin libertad pues de allí no se podía salir casi de ninguna manera. Otra manera de vivir para algunos y de sobrevivir para otros, como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial en la que los alemanes perdieron y los bandos vencedores aliados se repartieron el pastel berlinés a su antojo.  Si tenías mala suerte te quedabas atrapado en la parte este de la ciudad de por vida y con un muro que no te dejaba ver el horizonte. Las vacaciones eran un poco singulares porque o te ibas con su coche-tienda de campaña al lago más cercano con la familia o a otro de los países que formaban junto con la DDR la Unión Soviética. Otra opción no había, no fuera que te escapases...



Objetos del día a día, reconstrucciones de casas y cafeterías de la época, carteles de propaganda, aduanas policiales, documentos, fotografías, documentales y mucho más te espera y te hará ver como miles de personas vivían en la DDR separados del resto mundo en un pequeño estado con sus propias leyes, producción, canales de televisión, equipos deportivos, educación, etc. Sí, casi toda una vida en la  República Democrática Alemana, como para acostumbrarse luego a otra cosa...



Tal era el aislamiento y sentimiento anticapitalista que todo lo que se consumía en la DDR tenía que ser producido allí. Ni café, ni chocolate, ni cósmeticos de los que nos gustan y más impensable era beber una triste Coca Cola.  Los más afortunados que tenían amigos o familiares al lado oeste de la capital alemana (la parte libre o la Alemania Federal), podían recibir excepcionalemente por Navidades un pequeño paquete (como este que podéis ver abajo en la foto) con algunos de sus productos preferidos que en la DDR no sabían tan bien. Pero estos envíos estaban sometidos a unos rígidos controles y por ejemplo, no se podía enviar más de tres barritas de chocolate por paquete. No vaya a ser que te gustase!



Lo que más me alucina y me enfada es que tampoco penséis que os estoy hablando de los años de la Pepa, porque esto que os cuento ocurrió hace menos de 30 años, concretamente entre 1949 y 1989. Fue en esta última fecha cuando como consecuencia de la caída del muro las fronteras quedaron abiertas para siempre y se acabó lo que se daba porque Berlín volvió a ser uno y sobre todo de los alemanes. Sin embargo el dominio ruso pasó bastante factura en la capital, quedando en pie esos horripilantes edificios de bloques de pisos de hormigón que invaden el este berlinés y ese carácter tan agrio de algunos que hace que no nos podamos olvidar nunca de esta parte tan desagradable de la historia. Los que hayáis visto la película Good Bye Lenin os podréis hacer una idea de lo que hablo y de cómo era la vida en Berlín en este tiempo. Si os interesa podéis ver el trailer de la película si pincháis aquí!


Así que si os pilla por aquí, no os perdáis esta exposición porque no tiene nada que envidiar al famosísimo Museo de la DDR berlinés y encima es GRATUITA!

Exposición temporal Alltag in der DDR
Museum in der Kulturbrauerei
Schönhauser Allee 36, Prenzlauer Berg
¿Cómo llegar?
Línea de metro U2, parada Eberswalder Straße
Más información aquí!


Hasta la próxima aventura o si queréis estar al día de mis historias nos podemos seguir por Twitter, Facebook, o Google+! ¡Os estoy esperando!

No os olvidéis de que podéis compartir con nosotros vuestros rincones favoritos en la nueva sección VUESTRO BERLÍN ¡Escríbeme un email a eintagmitpepa@gmail.com y cuéntame lo que quieras!

Comentarios

  1. Hola: vivir en el Berlín del este socialista y soviético debía ser horroroso aunque como estaban aislados no conocían otra realidad... parece que fue hace mucho tiempo pero, como bien dices, el muro aún lo eliminaron el el 89. Cuando vemos cómo vivían me recuerdan a la miseria y cutrez de la Cuba actual... son los problemas del socialismo!!! seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son los problemas del extremo socialismo. No te creas que como todo fue tan de repente si que estaban acostumbrados a otras cosas, por eso aprovechaban para pedir a sus familiares del oeste su chocolate preferido o café que conocían con anterioridad...nuevo fue para los que justo nacieron en ese tiempo. Un saludo!

      Eliminar
  2. estupendo post, una gran exposición!

    besitos

    ResponderEliminar
  3. Un placer disfrutar otra vez de tus aventuras alemanas, me gusta la cabecera!! Mil besos y feliz año!! http://universovarietes.blogspot.com.es/2014/01/aquelarres-pichurrines-y-saldos.html

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me ha encantado este post. Alucinante.
    Cuando estuve en Berlín, lo que más me impresionó fue ver como hoy día, siguen quedando resquicios de lo que fue. Cuando fuimos a la 'frontera' de las dos alemanias, que la mantienen para que se vea lo que fue, me impresionó mucho.
    Y aunque todo ya ha cambiado, cd paseas por las dos alemanias, se nota cual era una y otra.
    Y cierto, lo malo es que fue 'hace unos pocos días'

    XOXO
    Lady Wolff
    http://www.ladywolff.com/

    ResponderEliminar
  5. Qué buena exposición. Lo que me gusta de Alemania es que se "avergonzarán" de su pasado, pero no lo ocultan, lo muestran para que nadie se olvide y no se vuelva a repetir.
    La película nunca he llegado a verla entera, pero sé que tiene una banda sonora preciosa ;). A ver si algún día la veo.
    Un besote enorme y gracias por tus paseos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios! 💕