Qué horror, estoy alemanizada perdida!

Vivir en el extranjero tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero con el tiempo y la paciencia a todo se acostumbra una. Hay cosas a las que nunca te haces y otras a las que no hay más remedio que hacerse. A mi favor, y debido a mi raruno carácter (a veces más alemán que el de los propios alemanes), no me costó demasiado adaptarme al día a día en Germanolandia. La verdad es que al principo cuando todavía chapurreaba el idioma si que pasaba bastantes apurones y frustraciones, sin embargo siempre tuve el apoyo del Pepe (que si alguien todavía no lo sabe, es un alemán de pura cepa y el principal motivo de mi alemanización absoluta), por lo que mi situación fue bastante privilegiada. Con el esfuerzo y casi sin darme cuenta, consiguí encontrar un futuro profesional que me gusta mucho y un desarrollo personal que creo que en el norte de España nunca habría encontrado y menos ahora que las cosas están tan puñeteras. Poco a poco, empecé a notar que mi futuro prometía y comenzó la Pepa-alemanización progresiva...

Así que Pepes y Pepas si estáis pensando en tirar la casa por la ventana y venir a Alemania, ateneros a las consecuencias irreversibles que sufriréis, tales como:

> Perder el sentido de la espontaneidad, no existiendo esas citas tan "a la española" y naturales para tomar algo después del trabajo, de las clases, o cuando de casualidad te encuentras con alguien conocido por la calle. La planificación se apoderará de tí irremediablemente e irá más allá desarrollándose en tí un espirítu racional y controlador que en tu anterior vida "a la española" escaseaba y no podrás vivir sin una buena agenda en la que tendrás planificados los días con pelos y detalles. Para mí un alivio...


 > Eso de que en Alemania se comen muchas salchichas y se bebe mucha cerveza no es la típica leyenda sino que afirmo que es un hecho más que comprobado. Acabarás incorporando las salchichas a todas tus recetas: la típica salchicha con salsa de tomate y curry (Currywurst), pasta con salchicha, ensalada con salchicha, verdura con salchicha y hasta sopa con salchicha. En cuanto a la cerveza, aunque no os guste (que para nada es mi caso) por narices os acabará gustando (aunque conozco una rubia excepción) y no solo eso, porque a base de práctica acabaréis bebiendo tanta como si fueseis un auténtico alemanón. Eso sí, después lo raro será beber la típica caña "a la española" en uno de esos mini-vasos ridículos que no tienen más que un sorbo o no entender porque la sección de cerveza del supermercado español de turno sea tan limitada. Una auténtica catástrofe!  Además no podrás vivir sin incorporar a tu vajilla algunos de esos enormes vasos de medio litro y en los que el cervezón sabe mejor que mejor. Prost!

> Poco a poco la puntualidad extrema se irá adueñando de vosotr@s en vuestras citas y no solo en las laborales (hay que acabar de alguna manera con algunos de los "tontos" estereotipos que los alemanes tienen de nosotr@s, y de paso ganarse a la abuela del Pepe que es puntual por excelencia). Claro el problema vendrá cuando no solo estáis puntuales sino enfermizamente puntuales. Preparaos para pasar mucho frío si es invierno, calor si es verano, y traer de cabeza al personal que vive "a la española" porque no entenderán que ha pasado contigo: Pepa, que no hay prisa alguna!!!
  
>Te acostumbrarás a hablar este idioma diabólico lleno de terminaciones diferentes y palabras kilométricas impronunciables. Y llegará un día en el que si eres de l@s mí@s lo hablarás por los codos como si de español se tratase, o al menos casi. Sobrevivirás como puedas en el mundo del caos bilingual y a veces hablarás a tu hermana en alemán (y te pondrá una cara más rara que yo que sé), a los alemanes en español e incluso mezclarás palabras de ambos idiomas ante situaciones intensas, creándo tu Deutsch particular. Y qué decir de los conflictos con el tercer idioma, si el inglés te llega a costar más que el alemán, lo siento por tí pero ya estás completamente alemanizado! Willkommen!

>Así que prepárate para una des-españolización progresiva, identificándote tremendamente con tu país adoptivo y viviendo los conflictos permanentes entre países como si te fuera la vida en ello. Claro que te echarán en cara defender más a la Merkel que a los gobernantes de turno o te mandarán a freir espárragos por oirte repetir cada cinco minutos la típica frase: Esto en Alemania no pasa! Y lo más importante, más te vale ir preparándo una buena respuesta para cuando en una de esas discursiones patrióticas te suelten la molesta pregunta: ¿Pero tú que eres alemana o española? La ira puede apoderarse de tu respuesta, y lo que respondas te lo recordarán hasta la eternidad así que respiray piénsatelo bien. La más eficaz: asturiana de corazón y alemana de vocación!


Pero vamos que por mucha alemanización que tenga encima, ya estoy esperando con entusiamo que llegué lo antes posible mi próximo viaje a Asturias en el que comeré pinchos de tortilla y pasteles con el Pepe como si no hubiera manaña, beberé un cafetón en condiciones (de esos que te despiertan de golpe), mojaré las magdalenas y las galletas campurrianas en el Cola Cao, cantaré a grito pelao con mi hermana nuestro repertotio particular, secuestraré a mi Romeo para no perderme ni un minuto de su cariño gatuno (si es que él quiere), y volveré loca a mi madre con el síndrome: echo de menos Berlín cuando estoy aquí y echo de menos esto cuando estoy allí. Esta indesición permanente va a acabar conmigo y con ella, y qué decir ahora después de mi adorable estancia londinense...Pero vamos que me quejo de vicio, porque no cambiaría nada ni por todos los gatos y cupcakes del mundo!

  ¿Y vosotr@s? ¿Habéis vivido o vivís en un país extranjero y sentistéis o sentís un fenómeno similar? ¿Sabéis lo que es estar alemanizad@s?
 
Y si queréis estar al día de mis aventuras y caprichos nos podemos seguir por Twitter, Facebook,o Google+! ¡Os estoy esperando!

Comentarios

  1. Es verdad todo lo que cuentas pepa te lo dice tu madre eres un torbellino cuando estas aquí te pones las botas con la comida es que en berlin como tu dices salchichas con todo te espero pronto pepa y pepe

    ResponderEliminar
  2. Que razón tienes pepa cuando estas aquí quieres estar en berlin y al contrario aquí te están esperando esas comidas que tanto te gustan pronto nos veremos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esto si que es amor de madre y lo demás tontería, ahora mimo empiezo a escribir la lista de menús que me tienes que preparar en la próxima visita!

      Eliminar
  3. :D bonita entrada!!! Aunque yo he vivido en Portugal un año y no me "aportuguesé" de esa manera jajaja, aunque adoraba muchas cosas de allí. Claro que también lo digo, Alemania no es Portugal, porque es verdad que ahí el nivel de vida es más alto y la cultura se cuida de otra forma. Lo único que de verdad no podría es comer salchicas con todo, lo demás, a tope con alemania (aunque Berlin no es lo mismo que otras ciudades del país, claro). Un beso

    ResponderEliminar
  4. No sabía que estabas tan alemanizada!!! Aunqua algunas cosas (como la puntualidad) debería de prodigarse más por España!!! Con este post te he conocido un poquito más, me ha encantado!! Besos achanelados-alemanizados-a lo pepa!

    ResponderEliminar
  5. Hola: no viví en otro país pero sí puedo entenderte perfectamente lo de integrarte totalmente en las costumbres de tu nuevo destino. Me encantaría vivir en Alemania porque soy mucho de planificarlo todo y muy puntual y ya sabemos que son dos defectos de todos los españoles.. Lo que no me va nada es la comida alemana...y menos las cervezas. De todas formas al estar en otro país corres el riesgo que tu apuntas. Al final no eres de ningún lado y de los dos. Una reflexión muy interesante. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  6. Que bueno Pepa, me encanta el titulo del post, pues nada chica lo dicho alemanizada totalmente, pero mira si estas contenta, pues ya esta, que más da. Además seguro que cuando vienes para aca rapido se te pasa.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Con el tiempo una va tomando las costumbres del nuevo pais, aunque no se de cuenta. Te das cuenta, cuando volves a tu pais.
    Muy bueno tu post, interesante.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para tí si que debe ser un choche gigante volver a tu país, vaya cambio! ;)

      Eliminar
  8. Pepa te compreendo demasiado bien, he vivido solanente 1 ano ahi y sigo havciendo cosas como se ahi estuvise! Me he identificado un monton con tu post! Un besito desde Valencia

    ResponderEliminar
  9. Hola Pepa!! El truco está en hacer compatibles todos tus amores, que se puede: Alemania, Asturias (patria querida), Londres, gatos, cupcakes, arroz con leche, salchichas, tortilla de patata, otra vez Asturias (de mis amores),...
    Disfruta!!!
    Un abrazo español,
    Casi

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado este post!! Pero dudo que una asturiana de pro se pueda alemanizar del todo. Eso sí, aquí más de uno debería apuntarse a eso de ser puntual (yo llevo fatal esperar a los tardones). Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. Jajaja Me encanta eso de que estas alemanizada y es que con tantos lugares que recorres es normal.
    Cuando llegues a Asturias verás como no te has alemanizado tanto.
    Fantástica las fotos, Pepa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el artículo!!! Estás muy integrada!!!! Yo no he salido al extranjero ni a trabajar ni a vivir, pero sí que me gustaría. En España están las cosas fatal y no sé cómo va a terminar esto.

    Un besito
    www.mispequenossecretos.com

    ResponderEliminar
  13. Perooooo, evidentemente estás alemanizada del todo, no has nombrado la sidra no les fabes con almejes. Se te han olvidado? ;)
    Un saludo
    Carmen http://deviajeyrutas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no te lo vas a creer pero no soy yo muy fan de la sidra, de la fabada por supuesto! Besos :)

      Eliminar
  14. Me ha encantado saber tanto de ti!! Que graciosa oye. Y...adoro a los alemanes! Yo sufri italizacion absoluta durante mi erasmus en Roma. Se de lo que hablas jeje

    ResponderEliminar
  15. Un post súper divertido, y las fotos son geniales también!!! xx

    ResponderEliminar
  16. Lo de la falta de espontaneidad no lo llevo nada bien, a mi es que lo de planificar mi minuto a minuto como que me agobia...Y de la puntualidad no hablemos, un año aquí y es que no se me pega ni una pizca...Pero vamos, que lo mío venía con un defecto de fábrica que va a costar años reparar. En lo que coincido totalmente es en lo de asturianos de corazón y alemanes de vocación! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno es es que todavía lleváis poco tiempo, ya me diréis dentro de cinco años si os habéis alemanizado o no...:)

      Eliminar
  17. Hola guapísima!! Pues no me imagino nunca perder esa manera se vivir que tenemos aquí, supongo que donde fueres haz lo que vieres!! Un beso, Vega

    ResponderEliminar
  18. Bueno, Pepa.. mejor que te hayas alemanizado a que no.. Imagínate qué sufrimiento si no te gustara nada aquello. Ahora tienes la gran suerte de disfrutar de las cosas buenas españolas y de lo mejor alemán. A veces cuando me cabreo con este país siempre digo: "¡¡Me cojo las cosas y me voy a Alemania.. o a Inglaterra!!".. jaja.. Bueno, que lo sigas disfrutando!!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  19. Bueno, te lo permitimos, pero vuelve pronto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Un besito y a disfrutar!!
    http://universovarietes.blogspot.com.es/2014/02/una-princesa-para-alex-gonzalez.html

    ResponderEliminar
  20. Que bueno Pepa, totalmente de acuerdo, yo ahora mismo estoy lejos de casa si, pero sigo en España ... pero he vivido fuera también y entiendo todo lo que dices ... aiiiiiis :)

    ResponderEliminar
  21. Pues a mí todo lo que cuentas meparece estupendo..la puntualidad,comer salchichas, beber cerveza y hablar tan bien alemán!!Que más se puede pedir!
    Eres también asturiana!!!:)
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sabía que tú también lo eras, de dónde?? :) Asturianas por el mundo...!!

      Eliminar
  22. Holaaa.entiendo que quieres decir, llega el punto que es normal igual lo importante es aprender y pasarla bien, a mi me paso en españa cuando estaba estudiando y ahora aca en italia igual somos personas de costumbres! Un saludooo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
positividad, aventuras sin fin, creatividad, mundo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!