Qué hacer en Gante, Bélgica: Mi guía personal

¡Hola! Retomo el blog, tras pasar el mes de agosto en Asturias y estar ya de vuelta en Berlín. Al igual que el verano pasado, decidimos hacer un viaje de carretera comodón. Fuimos desde Alemania a España en coche (y viceversa), descubriendo lugares y alojándonos en hoteles con encanto. Y fue en Gante, donde hicimos la primera parada estratégica del viaje. Os confieso que esta ciudad belga me generaba bastante curiosidad, pues es famosa por la arquitectura de sus edificios históricos y su rica vida cultural.



Gante se encuentra muy cerca de Brujas y Bruselas, por lo que también la podéis visitar si os alojáis en alguna de estas ciudades belgas. En nuestro caso, llegamos a Gante en coche y no tuvimos problema para dejarlo porque el hotel nos facilitó un aparcamiento. Concretamente pasamos dos noches y un día alojados en pleno casco histórico, con la suerte de que nuestra habitación tenía vistas al Puente de San Miguel desde el que se pueden observar las tres torres de la ciudad.





El hotel tiene unos aires vintage muy auténticos, pues ocupa un antiguo edificio de correos. Se llama 1898 The Post (Graslei 16) y es de esos alojamientos a los que volvería una y otra vez porque hizo de nuestra escapada a Gante una experiencia única. Podría decirse que va directo a mi lista de hoteles favoritos, siendo sus puntos fuertes tanto su estilo decorativo como su desayuno con vistas a algunos de los edificios históricos más importantes (Graslei & Korenlei). Así que si estáis buscando un alojamiento en Gante, este es una apuesta segura: podéis reservarlo aquí.




Ahora os voy a contar qué se puede hacer en Gante. O al menos, lo que hice yo. No se trata de una ciudad muy grande, así que probablemente podréis recorrerla bastante bien a pie. Aunque también, está muy bien conectada con tranvías o autobuses. Perderse por las calles de Gante con la cámara es una fantasía porque está llena de fachadas y rincones con encanto. De ahí que sea conocida como el Manhattan medieval. Algo que me gustó especialmente de Gante fue el Castillo de los Condes de Flandes y sus alrededores llenos de restaurantes y tiendas inspiradoras. Sin olvidar, la catedral de San Bavón con su Adoración del Cordero Místico de Van Eyck. Aunque os confieso que me quedé con las ganas de ver esta obra por dos motivos: la cola y su precio.




Gastronómicamente hablando, disfruté mucho de los cafés y de los pasteles de la cafetería Le Pain Quotidien (Korenmarkt 16) que tenía justo debajo del hotel. También ofrecen platos para almorzar que os recomiendo mucho. También fuimos a un restaurante asiático que se llama Lucy Chang (Jakobijnenstraat 1) donde comimos muy bien. Por supuesto, también probamos las famosas patatas fritas, los helados que venden en casi cada esquina y brindamos con alguna que otra cerveza belga.
 




En mi opinión, Gante no es una ciudad barata y tampoco la más cuidada. Pero tiene un encanto especial, por lo que creo que merece mucho la pena visitarla. Algunos souvenirs que podéis llevaros de Gante son mostaza o chocolate. Os recomiendo mucho la chocolatería Luc Van Hoorebeke (Sint-Baafsplein 15) donde podéis comprar bombones u otros dulces tanto al peso como preparados para regalar. Otra idea, es llevar algo para decorar vuestra casa. Pasaros por la tienda Dille & Kamille (Hoornstraat 15) en la que abunda todo lo que tiene motivos florales y botánicos. Yo me llevé algunas láminas y una casa de pájaros que colgué en un árbol de mi huerta asturiana. ¡Y me acabo de enterar que hace envíos a Alemania!




Por último, os quería recomendar la guía oficial de Gante conocida como visitgent que encontraréis tanto online como impresa en algunos hoteles. Está todo en español y con ella aprendí muchas cosas sobre la cultura de Gante. Y por si os lo perdisteis, fue compartiendo mis descubrimientos de Gante en mi cuenta de Instagram. Los encontraréis tanto en mis reels como en las publicaciones destacadas.


¡Y hasta aquí ha llegado el post de hoy! Espero que os haya gustado e inspirado. ¿Qué me decís? ¿Conocéis Gante? ¿Qué es lo que más os ha gustado? ¡Espero vuestra respuesta en los comentarios! Y de paso, os mando un abrazo.

Como siempre, os espero en Twitter e Instagram donde os enseño lugares con encanto de Berlín y todo lo que me inspira en mi día a día. Y si queréis recibir contenido exclusivo, podéis suscribiros a mi Newsletter. ¡Pronto enviaré la de septiembre!

---- Este post contiene enlaces de afiliación al programa de Booking.

Comentarios

  1. Genial!!! me guardo tu post para cuando lo visite. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola Pepa!!
    Bienvenida de nuevo!!
    Me encanta los detalles que fotografías en tus viajes.
    Se ve todo precioso!!
    Con estas paradas durante el trayecto a España se hace mucho más llevadero.

    Besos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste y espero que hayas tenido un buen verano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Pues muchas gracias por la información. Bélgica me parece un país de cuento por sus paisajes y arquitectura, y me encantaría visitarlo algún día :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡HOLA, HOLAAAAAAAAAAAAA!

    Tengo pensado viajar al año que viene a Bélgica, así que tomo buena nota de este lugar.

    ¡SE MUUUUUUUUUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 😂😂💛!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Me encantan este tipo de post porque nos ayudan a tener referencias y guía.
    Un abrazo gigante y gracias por comentario en mi blog!

    ResponderEliminar
  6. Tomo nota de todo y oye, ¡cómo me gusta tu look!
    Besos rojos por doquier!!!

    ResponderEliminar
  7. Tomo nota de tus recomendaciones. Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué bonitos recuerdos me trae tu post... Estuve dos veces y sé que, si se me presenta una ocasión, volveré por tercera vez.

    Me alegra que disfrutaras, con ganas de ver tu próxima aventura viajera :)
    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar inspirador. Una suerte que lo visitaras dos veces.
      Un abrazo. ❤

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero, su plato favorito son vuestros comentarios.