Mi visita a los Alpes de Algovia en Baviera


Hace unas semanas decidimos ir espontáneamente a Baviera donde viven la mayor parte de nuestros familiares alemanes. Concretamente viajamos desde Berlín a Algovia (Ällgau, en alemán), una zona de Suabia (Schwaben, en alemán) que es una de las siete regiones en las que está dividido el estado alemán de Baviera (más conocido como Bayern). La última vez que visitamos Bayern fue el verano pasado y nos alojamos en un castillo medieval convertido en hotel que tenía muchísimo encanto. Y desde allí, visitamos algunos lugares de los que ya os hablé: Coburgo, Bamberg y el Museo Europeo del Vidrio Moderno en Rödental.




Baviera es muy diferente a Berlín. Digamos que hacer vida aquí o allí (aunque todo sea Alemania) conlleva grandes contrastes en todos los sentidos. Quizá por eso, me resulte tan interesante visitarlo. Y así, poder disfrutar de algunas cosas con las que a menudo se asocia a Alemania: casas de madera con cortinas de vichy, lazos salados (Brezel, en alemán) recién horneados o esos paisajes montañosos como de película. Sin olvidar, los cascos antiguos de los pueblos o ciudades que tienen mucho encanto. Y claro, la gastronomía alemana y la cerveza de todos los tipos (y tamaños). 



 
La ciudad más importante de Algovia es Kempten. Nuestra familia vive en un pueblo muy cerca de ella, así que siempre solemos visitarla para pasar el día en familia. Se trata de un lugar con mucho ambiente y en el que predominan las cafeterías y los restaurantes, tanto regionales como internacionales. También tiene una zona comercial muy amplia en la que están unos grandes almacenes típicos de allí y que me gustan mucho: Reischmann Fashion (Klostersteige 9, Kempten). Además, Kempten tiene un mercado semanal muy bonito que encontraréis en la plaza Hildegardplatz (las mañanas de los miércoles y los sábados). Os recomiendo mucho visitarlo porque además de productos regionales, hay puestos de comida para llevar.



 
Una actividad muy típica de Algovia es hacer senderismo durante el fin de semana. Pero no de cualquier manera, ya que esta zona de Baviera está perfectamente adaptada para ello: buen acceso a las montañas a través de teleféricos y muchas rutas establecidas. Lo más interesante es que entre sendero y sendero, abundan los restaurantes que todo el mundo conoce y que solo son accesibles a pie. Y en los que da gusto reponerse de la caminata con algún plato tradicional bávaro. Mis favoritos: el plato de pasta con queso conocido como Käsespätzle y la tarta casera de manzana (en alemán, Apfelkuchen).




Si queréis hacer una ruta de senderismo fácil en los Alpes de Algovia, os recomiendo la siguiente. Tenéis que ir a Oberstdorf donde podréis coger el teleférico Söllereck (en alemán Söllereckbahn) que os subirá 1.400 metros del pico Söllereck (en total tiene 1.706 metros de altura). El billete (solo de ida) cuesta aproximadamente 20 euros por persona, pero merece mucho la pena tan solo por disfrutar de las vistas. Una vez arriba, hay muchas opciones: se puede recorrer los alrededores y luego picar algo en alguno de los restaurantes que encontraréis nada más bajar del teleférico. Os recomiendo este: Berghaus Schönblick. Para los más deportistas, existe un sendero para bajar caminando montaña abajo.
 


 
Estas montañas que veis en las fotos son los Alpes de Algovia y están situados al este del famoso lago de Constanza (en alemán, Bodensee). Se trata de una de las zonas más lluviosas y bonitas de Alemania y hay picos de más de 2.600 metros de altura. Gran parte de los Alpes pertenecen a Austria, así que es bastante normal que caminando por los senderos haya señales (como la de la foto de abajo) que nos advierten de que pasaremos a suelo austríaco.
 

 
Antes de acabar, quería aprovechar para recomendaros dos restaurantes donde fuimos a cenar durante nuestra estancia en Algovia y que suelen ser visitados por los locales. Todos ellos sirven comida regional y se caracterizan por tener paredes de madera y una decoración al más puro estilo de Baviera. El primero está dentro del hotel Hanusel Hof (Helingerstraße 5, Weitnau). Y el segundo se llama Meckatzer Bräustüble (Meckatz 8, Heimenkirchy) y se encuentra cerca de Wangen, una localidad con mucho encanto que también os recomiendo visitar.
 


¡Y hasta aquí ha llegado el post de hoy! Espero que os haya gustado e inspirado. ¿Conocéis esta región de Alemania? ¿Hay algo que os haya llamado la atención?¡Espero vuestra respuesta en los comentarios! Y de paso, os mando un abrazo.

Como siempre, os espero en Twitter e Instagram donde os enseño lugares con encanto de Berlín y todo lo que me inspira en mi día a día. Y si queréis recibir contenido exclusivo, podéis suscribiros a mi Newsletter. ¡La próxima saldrá en diciembre!

Comentarios

  1. Qué bonito!!! Me encantaría visitarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Pepa!

    Ains, que preciosidad, cuanto verde, cuanta naturaleza, y bueno, también esos cruasanes y esas verduras que no tienen nada de mala pinta ajaja :D
    Los Alpes es que me parecen increíbles.

    ¡besotes!

    ResponderEliminar
  3. ¡HOLA, HOLAAAAAAAAAAAA!

    Que experiencia para no olvidar nunca.

    ¡SE MUUUUUUUUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 💛!

    ResponderEliminar
  4. Me flipa.
    Besos rojos por doquier

    ResponderEliminar
  5. Qué bonitos paisajes ! No he visitado Alemania, pero lo tengo entre mis planes. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Aun me acuerdo de tu visita al museo del vidrio! Qué planes más bonitos nos compartes!
    Feliz semana,
    S

    ResponderEliminar
  7. Que maravilla de lugares, me han encantado estas fotografías, no sabía que entre Berlín y Baviera hubiese ese contraste tan grande :) ¡Feliz fin de semana!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero, su plato favorito son vuestros comentarios.