Mi experiencia vintage en el Hotel Reconquista

Fue exactamente el verano pasado, cuando sin tener la mínima idea de lo que se me venía encima, decidimos pasar unos días en Oviedo y quedarnos en el famoso Hotel Reconquista. Se trata de un complejo hotelero de lujo, con mucha historia tras de sí y situado en pleno centro. No os podéis ni imaginar, la de veces que pasé caminando delante de él cuando era una jovencita. Durante bastantes años, viví muy cerca de allí mientras estudiaba Psicología. Y la verdad, siempre me moría de curiosidad por saber cómo sería por dentro. Así que me alegro un montón de que al fin, ¡este misterio haya quedado resuelto!


Supongo que vosotr@s también estaréis hartos de verlo en los informativos cada año. Como bien sabréis, es en este hotel donde se hospedan tanto l@s premiad@s de los Premios Princesa de Asturias como los reyes. La verdad es que su fachada barroca es todo un símbolo y en ella quedan reflejados bastante bien, ¡sus más de trescientos años! Durante siglos fue un hospicio y una  residencia de niños. Pero no fue hasta los años setenta, cuando se convirtió en un alojamiento. De ahí que no destaque precisamente por su modernidad, sino por tener un estilo decorativo de lo más vintage. Pasear por él, es como transportarse a otra época. Y si no me creéis, ¡mirad las fotos y seguro que lo entenderéis!


Algo que nos encantó fue su restaurante La Regenta. En él no falta el buen gusto, la tranquilidad y en su carta predominan los platos asturianos de siempre. Cenamos una noche allí y la verdad, ¡no nos pudo gustar más! Tanto la comida como el servicio fue perfecto, y es un gran punto a favor para volver a repetir esta experiencia. ¡Del desayuno ni hablamos! Porque fue de los mejores con los que me he topado, y mira que hemos viajado. Más que nada porque en él, ¡no faltaba absolutamente nada! Si hasta había casadiellas y carbayones en miniatura, unos dulces típicos asturianos que obviamente me consquistaron.


La habitación era de estilo muy clásico pero con todo lo necesario para pasar unos días de lo más cómodos y relajados. Siempre que vamos de visita a casa, decidimos pasar unos días en Oviedo para disfrutar al máximo de l@s amig@s y visitar esos lugares tan míticos. Porque al fin y al cabo, fue donde el Pepe y yo nos conocimos, ¡hace ya catorce años! Es como volver en el tiempo atrás porque da igual cuantos años pasen, ¡en Oviedo todo sigue exactamente igual! Lo que más me gustó del cuarto fueron los armarios, porque eran muy amplios y tenían todo tipo de compartimentos y cajones de lo más apañados. Otra cosa bastante original, era su carta temática de modelos de almohadas. ¿No os parece una pasada?


Además de todo lo que ya os he contado, disfruté un montón con sus históricos patios. En ellos hay colgados muchos cuadros de pintores asturianos e incluso de vez en cuando hay conciertos de piano. Tan bonitos son que ni el mismísimo Woody Allen pudo resistirse a rodar en ellos, algunas escenas de su exitosa película Vicky Cristina Barcelona. Tampoco me voy a olvidar de su bar, ¡porque no puede ser más vintage! Lo disfrutamos a tope y entre risas con una de nuestras parejas favoritas de amigos y para que negarlo, ¡algún que otro vino! Así que seáis o no asturianos, si os apetece daros un capricho os recomiendo visitarlo. Allí os espera comodidad y una experiencia tanto gourmet como cultural que seguro os encantará. Así que no esperéis más y reservadlo aquí. ¡Pero ya!

¿Qué me decís? ¿Os suena este hotel? ¿Os habéis alojado alguna vez en él? Si así, ¿qué tal ha sido vuestra experiencia? ¿Qué es lo que destacaríais de él?

¡Espero impaciente vuestros comentarios! Y como siempre os espero en Twitter y Instagram, donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más. Y si te gustan tanto mis looks como mi estilo decorativo, pásate por mi perfil de 21 Buttons desde donde lo podrás comprar.

Comentarios

  1. Muy guapo Pepa ,yo lo conozco por la fachada,pero me entró las ganas de conocerlo por dentro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. con el desayuno y los postrecitos de nombres que no conocía ya me has conquistado xD

    el sitio se ve lindo, realmente de película! ^^

    Solo he pasado por el aeropuerto de Oviedo. Nos recogieron y nos llevaron directamente a Pola de Somiedo un par de días a ver osos y volvimos... ¡es todo lo que conozco de Asturias y ya me pareció maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esos pastelitos solo son un detalle de todo lo que allí había. ¡Si hasta me zampé churros recién hechos! 😏 Deberíais hacer una escapadita a Asturias, os pilla cerca y vais a comer de maravilla. En Oviedo no hay osos, pero es perfecto para viajeros como vosotros, que siempre andáis a la búsqueda de cosas ricas.

      Eliminar
  3. Precioso Pepa! Mira que lo tengo requetevisto pero no sabía lo que escondía dentro. ¡Me encanta! ¡Que suerte tenerlo tan cerca! 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabes bien, así que cuando tengas oportunidad, ¡aprovéchalo!

      Eliminar
  4. Hola! Me parece un sitio muy interesante. No lo conocía, me apunto la recomendación.
    Te espero pronto por mi blog. Bss

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa! Yo no conocía el hotel y me han gustado mucho esas fotos, me parece una maravilla que conserve ese estilo clásico. Lo tendré en cuenta para cuando vaya a Asturias; estuve hace casi 11 años (cómo pasa el tiempo!) en una casa rural con mis amigos y quedé enamorada de Asturias, y también de su gastronomía.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, y espero que te pases por la tierrina muy pronto.
      ¡Feliz fin de semana! 🤗

      Eliminar
  6. Qué buena pinta tiene ese hotel, me parece súper original :) seguro que lo pasaste genial.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla Pepa! Tomo nota porque tenemos que volver a Asturias!
    Besos rojos por doquier guapa!!

    ResponderEliminar
  8. Hola! conozco el hotel porque vivo cerca de Oviedo, es muy famoso y el restaurante tiene buenas criticas. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
positividad, aventuras sin fin, creatividad, mundo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!