Historia de un déjà vu: descubriendo la torre Flatowturm en Potsdam

¿Alguna vez habéis soñado que intentáis llegar con mucho empeño a un lugar pero nunca lo conseguís? A mí me suele pasar bastante, de ahí que cuando visitara esta torre medieval (de pega) tuviera un auténtico déjà vu. Pero voy a empezar la historia por el principio y a contaros en qué contexto se desarrolla todo esto.
 


El último día de septiembre fue mi cumpleaños. Entre otras cosas, el Pepe me regaló esa mochila de Maje que véis en las fotos pero también un nuevo objetivo para mi cámara. Tras comer en una terraza con vistas al lago Wannsee, decidimos perdernos por la naturaleza. Nuestro objetivo: buscar un lugar inspirador donde pudiera hacer fotografías de prueba. Algo no muy difícil de encontrar, si te mueves por los alrededores de Potsdam. El caso es que íbamos en el coche, cuando a lo lejos vi una colina con una hermosa torre medieval. Así que toda emocionada, dije al Pepe que parara inmediatamente y aparcara donde pillara.




 
Nos encontrábamos en el parque Babelsberg, un lugar que siempre quería visitar. Y mira por dónde, acabé en él de pura casualidad. Sabía que en este parque había un castillo y buenas vistas pero lo que no sabía es que en la otra punta se escondía una torre tan bonita como esta. Y así sin más, empieza el asunto del déjà vu. Entramos al parque, cuyas dimensiones vistas desde lejos, parecían más pequeñas. Mi intención no era recorrerlo entero porque no tenía tanto tiempo pero sí que quería acercarme a ver esa misteriosa torre desde cerca. Empezamos a caminar y caminar, y ya hasta nos entraba la risa porque era como que no conseguíamos llegar nunca. Creo que sin exagerar y entre foto y foto, tardamos más de media hora y siempre caminando en línea recta. ¡Pero os aseguro que tal caminata mereció mucho la pena!


 
Resumiendo a más no poder, os quería contar que se trata de la torre Flatowturm y está situada en Potsdam, más concretamente en el famoso parque Babelsberg. Fue construida hace más de 150 años, de ahí que os dijese que es una torre de pega. Su estilo medieval fue todo un capricho del emperador Guillermo I, quién la mando construir así. Parece ser que por aquel entonces, la usaban como casa de huéspedes y también para guardar colecciones de arte u otros objetos especiales. Tiene 46 metros de alto, lo que la convierte en el lugar perfecto para observar la naturaleza y los lagos que la rodean.



 
Actualmente se puede visitar durante los fines de semana pero nunca en invierno. En ella encontraréis algunas de las que fueron sus salas originales así como exposiciones relacionadas con su historia o su construcción. En mi caso, no me fue posible visitarla pero me quedé con las ganas. Y también tengo pendiente volver a visitar este parque al detalle. Hacedme caso y añadir este lugar a vuestra lista de planes otoñales en Brandeburgo. Os aseguro que es el lugar ideal para desconectar de Berlín e inspirarse con auténticos tesoros arquitectónicos camuflados en plena naturaleza.

Para más información, os recomiendo visitar su página web: Flatowturm im Park Babelsberg.
 
Y hasta aquí ha llegado el post de hoy. Espero que os haya gustado e inspirado. ¿Qué me decís? ¿Conocéis este lugar? ¿También soléis tener algún déjà vu de vez en cuando? ¡Espero vuestras respuestas en los comentarios! Y de paso, os mando un abrazo.

Como siempre, te espero en Twitter y Instagram, donde comparto: mi día a día, ideas de decoración, lugares inspiradores y un montón de cosas más. ¡Ah! Y si te quieres enterar antes que nadie de todas mis aventuras así como recibir contenido exclusivo y descuentos, puedes unirte a mi Newsletter.

Comentarios

  1. Hola!! Me parece un lugar precioso, has sacados unas fotos preciosas y me ha encantado saber de este lugar. ¡Estupenda entrada! Besos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Y tanto que mereció la pena la caminata! *-* Muchas veces improvisar es el mejor de los planes, ¡qué guay que acabaras por casualidad en un sitio que tenías tantas ganas de visitar! Es una pena que no pudieras subir a la torre, pero ya habrá más oportunidades para hacerlo ^^

    Tengo curiosidad... ¿qué objetivo te regalaron? (:

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el objetivo es para mi cámara Olympus.
      Es un 40-150mm, si mal no recuerdo. 😊

      Eliminar
  3. Hola :) Un lugar chulísimo, las fotos y la torre me han encantado. Yo soy muy fan de lo medieval por eso nunca me canso de los castillos, por suerte en Europa tenemos para aburrir. De verdad, qué bueno que llegarais a un lugar tan bonito de casualidad y ahora nos puedas compartir las fotos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Cómo para no merecer la pena la caminata. Con semejantes paisajes... Es precioso, Pepa.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué curioso el sitio!, a ver si en tu próxima visita la puedes visitar por dentro y nos enseñas fotos. Yo si suelo tener algún que otro déjá vu, pero más bien con conversaciones o situaciones. Aprovecha esas escapadas, aquí hasta el 7 de noviembre no podemos salir del núcleo urbano de Oviedo😭

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí pocas escapadas podemos hacer por ahora, más que a los bosques o parques cercanos. Piensa que todas esas medidas van a ser para mejor, ¡ánimo con ellas!

      Eliminar
  6. Qué envidian me dan tus excursiones berlinesas, ¡cuántas cosas por descubrir a un paso de la ciudad! Entre el paisaje, la paz que transmite y la historia del lugar, muy buen elección ;)

    Un beso grande guapa, cuídate.

    ResponderEliminar
  7. Es un lugar de cuento de hadas, me parece un sitio ideal para ir a hacer fotos y escaparse un poco de lo de todos los días. Aunque llegue algo tarde ¡Felicidades! La mochila también me gusta mucho por cierto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Pepa!!
    No sabía de tu cumpleaños y aunque ya ha pasado un tiempecito, igualmente Felicidades!!

    Desde luego que descubres unos rincones preciosos.
    Las fotos son una maravilla.

    La cosa está ya pintando muy mal por aquí en Alemania debido al Covid, así que pocas excursiones se pueden hacer. Pero yo me apunto todo lo que nos cuentas para el futuro ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo Pepi. Tengo mucha suerte de tener lugares tan verdes cerca de casa.
      Ojalá cuando todo pase, puedas visitarlo. ¡Cuídate mucho!

      Eliminar
  9. ¡Qué bonito! A mí lo que más me flipa, además de que me parece un sitio sacado de un cuento, es que no haya nadie más. ¡Qué ideales son las fotos!
    Me estás descubriendo un Berlín que jamás me hubiera imaginado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visitar lugares así (y entre semana) tiene la ventaja de que están siempre vacíos.
      Me alegro que te guste ❤

      Eliminar
  10. Hola! Estoy flipando con las fotos, me encanta. Ya lo he apuntado en lugares por visitar.

    Tienes nueva seguidora1
    Nos leemos, un beso!

    ResponderEliminar
  11. Por las fotos parece realmente un lugar precioso guapa, digno de ser visitado :) Además os han quedado unas imágenes maravillosas, ¡que tengas un fin de semana estupendo!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa, un lugar con unas fotos preciosas, me ha encantado. Tienes un blog precioso y a partir de ahora una seguidora más. Feliz día. Besitosss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog se alimenta continuamente de cosas geniales:
aventuras sin fin, creatividad, pensamiento positivo e inspiración.
Pero su plato favorito: ¡siempre serán vuestros comentarios!